Miércoles 19.12.2018

Reivindican en la Festa da Solla que los marineros “non teñen a culpa de todo”

La IV Festa da Solla do Ulla, que se desarrolla en el campo de A Veliña, en Leiro, se convirtió en una defensa a ultranza de los marineros.

La Festa da Solla do Ulla volvió a atraer a numeroso público hasta el campo de A Veliña, en la parroquia de Leiro | Chechu Río
La Festa da Solla do Ulla volvió a atraer a numeroso público hasta el campo de A Veliña, en la parroquia de Leiro | Chechu Río

La IV Festa da Solla do Ulla, que se desarrolla en el Campo da Veliña, en Leiro, se convirtió en una defensa a ultranza de los marineros. Así lo evidenció la persona que lleva camino de ser su eterno pregonero, el periodista Alberto Torres, pues el público no ha conocido otro. Dijo que “as veces bótanlle a culpa de todo á xente do mar. Un día os han botar as culpas da caída da estación espacial ou da política migratoria de Donald Trump. Pero non, amigos. A xente do mar non ten a culpa de as obras da ponte nova, como ocurriu fai anos coa vella de Catoira, cambiando a fisonomía do río, verquidos colaterais á marxe”. El pregonero dijo que los marineros tampoco tienen la culpa del cambio climático, de que Portodemouros suelte agua dulce encima del marisco de la ría y lo mate “para que se aplaque a calor andaluza con turbina galega”.
Alberto Torres incidió sobre ese asunto manifestando que la gente del mar no tiene culpa de que la sobreexplotación de los caladeros de peces que entran en su río acabe con especies que ante se veían en el Ulla como habituales, ni tampoco de que el río reciba “purinazos” desde su nacimiento casi hasta su desembocadura, de que el Sar sea una cloaca que cae en el Ulla y trae todo lo malo y lo peor hacia la ría arousana. “Se a todo esto unimos un mal ano de peixe, a ecuación é moi clara: barco máis mariñeiros igual a cero. Pouco temos que facer”, puntualizó. De todos modos, destacó que la gente del mar de Leiro “eche distinta a toda a que eu coñezo, quizá porque é a que mías quero ou porque en Leiro eu teño unha familia que escollín, despois de que eles me escolleran a min”.
El pregonero dijo que pese a que este año estaba siendo “moi cativo” en capturas, los marineros y solleiros de Leiro realizaron un esfuerzo muy importante para reunir una cantidad de pescado suficiente para celebrar esta fecha comiendo en familia y que la Festa da Solla sea una realidad. “Creo que mentres quede un barco, un mariñeiro, un veciño de Leiro, un Peruco, un Quinso ou un Rollete haberá Festa da Solla”, precisó Torres. Se lograron capturar 75 kilos, que permitieron elaborar unas 300 raciones, fritas o en caldeirada gallega, pero también hubo churrasco para completar el menú de los cientos de personas que se acercaron a disfrutar de esta fiesta. Entre ellos se encontraban, además del alcalde, Adolfo Muiños, la conselleira do Mar, Rosa Quintana, que un año más dio su respaldo a la celebración, y al que agradeció su presencia Alberto Torres, quien dijo que pese a haber nacido en Ferrol, criarse en Valdoviño y hacerse un hombre en A Coruña, le será “un pracer envellecer en Leiro”. Juan Bautista Vicente le dijo que ello será posible “grazas a que a alguén se lle ocurriu dicir que hai que facer un centro de día”. l

Comentarios