Domingo 20.01.2019

Las renovadas aceras en la calle principal del polígono de Xarás son usadas como aparcamiento

Coches, furgonetas, camiones y buses estacionan sobre esos bordillos y obligan a peatones a caminar por la vía

Diferentes tipos de vehículos aparcan sobre las renovadas aceras de Xarás | Chechu
Diferentes tipos de vehículos aparcan sobre las renovadas aceras de Xarás | Chechu

Una inversión de poco más de 68.000 euros para renovar un tramo de aceras de 642 metros lineales en la Avenida Ramiro Carregal Rey, principal arteria de comunicación dentro del polígono industrial de Xarás, sólo está sirviendo para que esos espacios sigan utilizándose como zonas de aparcamiento de todo tipo de vehículos. Desde que la empresa adjudicataria, Alberto Pérez Sampedro, remató los trabajos de restauración de esos bordillos no ha habido ni un sólo día en el que no hubiera camiones, autobuses, furgonetas o coches encima de ellas, cuando no es el sitio para ninguno de ellos, pues de hacerlo así están infringiendo las normas vigentes.

Esos estacionamiento irregulares pueden acarrear sanciones económicas, pero por el momento no ha trascendido de que se haya interpuesto multa alguna. Además, el aparcamiento sobre las aceras puede ocasionar el rápido deterioro de los materiales de dicha superficie, lo que obligaría a acometer un nuevo gasto para reparar los daños. Son varias personas las que se han quejado de que no pueden transitar por esas aceras para ir o regresar de sus puestos de trabajo en alguna de las fábricas de ese recinto empresarial, teniendo que descender a la calzada para seguir su camino, con el riesgo de que puedan ser atropelladas. Algunos señalan que no sólo aparcan en las zonas rectas de dicha avenida del polígono industrial de Xarás, sino también en una curva, algo que subrayan supone un mayor riesgo, pues la visibilidad es sensiblemente inferior en ese tramo y el riesgo de que arrollara a alguien es mayor.

Estos mismos trabajadores señalan que la situación resulta más preocupante para los casos de personas con movilidad reducida que tienen que desplazarse en sillas de ruedas o bien personas que van empujando carritos de bebés, como pasa en otros situos de la ciudad si alguien aparca sobre una acera. Por ello, reclaman que se tomen medidas, como una mayor vigilancia policial o la colocación de elementos disuasorios, para evitar que las aceras sigan siendo zonas de aparcamiento, por entender que son muchos los perjuicios y peligros que causa.

Comentarios