• Miércoles, 19 de Septiembre de 2018

Reportaje | Los pequeños despiden las Festas da Guadalupe por todo lo alto

A la espera de que tuviera lugar la última verbena de las Festas da Guadalupe, con la ceremonia de las bengalas y la cantata de A Rianxeira, los niños fueron ayer los grandes protagonistas de las penúltimas actividades programadas con motivo de las grandes celebraciones de Rianxo

Reportaje | Los pequeños despiden las Festas da Guadalupe por todo lo alto

Aunque en las jornadas previas hubo un buen número de actividades dentro de la programación de las Festas da Guadalupe en Rianxo en las que pudieron participar los más pequeños de la casa, como la ruta cicloturista y talleres de dibujo, entre otras, así como sumarse a los mayores en las sesiones vermú y al comienzo de las verbenas, se puede decir que ayer fue un día que estuvo dedicado especialmente a los niños. Desde las once de la mañana pudieron disfrutas de juegos e hinchables en la Praza Virxe da Guadalupe, en donde hubo castillos para saltar y deslizarse por toboganes, el futbolín humano y el toro mecánico, pero también pudieron divertirse con los juegos de una videoconsola, entre otros. Del mismo modo, desde las inmediaciones también partieron los viajes del tren turístico, que realizó varios recorridos por la villa con numerosos pasajeros en cada uno.

Tras dos horas sin parar, llegó el momento de cambiar de escenario de la diversión, y todos salieron disparados hacia la Praza Castelao, donde durante aproximadamente una hora se desarrolló una multitudinaria fiesta de la espuma. Además de los chiquillos, hubo bastante adultos que bien queriendo o incluso sin haberlo intentado se acabaron metiendo en medio del “fregado” que había montado allí y acabaron enjabonados o envueltos en las burbujas que se crearon desde una máquina instalada junto la balaustrada del Campo de Arriba. Los que tenían aún ganas de diversión se sumaron a la sesión vermú amenizadaamenizada por la orquesta Samba, que por la noche se iba a alternar con La Ola ADN y Gran Parada.

Pero, estaba previsto que los niños siguieran siendo los protagonistas del día, pues para ellos se programó una verbena infantil, con un concierto en Cabo da Vila a cargo de Pakolas, Cores, Contos e Rock, y sesión de baile hasta la una de la madrugada con regalos y una sorpresa final. De esa manera pudieron disfrutar de manera anticipada de la última velada de A Guadalupe, pero hubo algunos que se quedaron a la traca final con la ceremonia de las bengalas y la cantata de A Rianxeira. l