viernes 28.02.2020

Reportaje | El pleno de A Pobra rechaza el centro de recogida de animales abandonados

“Imos tomar medidas, se non pode ser este proxecto faremos algo máis humilde, imos construír aínda que sexa un só canil” manifestaba ayer el alcalde de A Pobra, Xose Lois Piñeiro, después de que PP, BNG y PSOE

Los voluntarios de la protectora Moura iniciarán una campaña de recogida de firmas tras la negativa del pleno al proyecto que ellos creen necasario | cedida
Los voluntarios de la protectora Moura iniciarán una campaña de recogida de firmas tras la negativa del pleno al proyecto que ellos creen necasario | cedida

“Imos tomar medidas, se non pode ser este proxecto faremos algo máis humilde, imos construír aínda que sexa un só canil” manifestaba ayer el alcalde de A Pobra, Xose Lois Piñeiro, después de que PP, BNG y PSOE votasen en contra de la aprobación provisional de crédito extraordinario para la construcción de un centro de recogida de animales abandonados. “La misma noche que se fueron a sus casas apareció un perro para el que no encontramos acogida”, afirma la presidenta de la protectora Moura, Natalia Brión, “me gustaría que la oposición diese una solución viable para él”.
El salón de plenos de A Pobra estaba este jueves lleno de vecinos que apoyaban la construcción del centro y su adjudicación a esta protectora, que, asegura Brión, “salió del pleno con voluntarios nuevos”, tras el rechazo de los partidos a este servicio.
La adjudicación sin concurso de las nuevas instalaciones al colectivo Moura y la financiación del proyecto a través de un crédito fueron los principales motivos esgrimidos por PP, BNG y PSOE para votar en contra de la propuesta de Nós Pobra, a quien también reprocharon haber acudido al pleno con un texto que no había sido antes consensuado con el resto de grupos.
El crédito extraordinario contemplado por el Gobierno local superaba los 83.500 euros.
Al ser rechazada la iniciativa y hasta que no se construya el “canil” que ahora prevé el alcalde de A Pobra, los perros abandonados seguirán en manos de los voluntarios de A Moura. Los animales que encuentran son en ocasiones recogidos por Protección Civil, “hai veces que quedan na parte datrás do Concello” atados hasta que alguna persona de la red de voluntarios se hace cargo de ellos, explica Xosé Lois Piñeiro. Admite también que aunque el consistorio sufraga algunos de los gastos de manuntención y veterinaria, la mayor parte los asumen los padrinos y madrinas de mascotas de la protectora. Todo este proceso se inicia una vez que la Policía Local lee el chip de los perros para identificar a su dueño, en el caso de que lo tenga.
Sacrificio cero
“No noso Concello hai unha porcentaxe altísima de cans que se devolven aos donos e de recollida en adopción”, explica el alcalde. “Levamos dous anos sen enviar ningún can a Ribeira gracias a Moura”, asegura Piñeiro refiriéndose a la perrera de la localidad. “Somos un pueblo súper sensibilizado, mandamos perros del pueblo por toda Galicia, hasta pagamos para que los acojan”, apunta la presidenta de la protectora.
Un viejo proyecto de los municipios de Arousa Norte es ampliar las instalaciones de Ribeira y de hecho, el BNG apuesta por mejorar la infraestructura y “acadar unhas instalacións dignas e suficientes para toda a comarca”. El alcalde sostiene que “unha cousa non quita a outra” y que la ley obliga a disponer de un centro de recogida y de otro de acogida y refugio para animales que permanezcan más tiempo.
Los Concellos de Boiro y Ribeira gestionan los animales abandonados a través de la misma perrera. Aunque hay otras asociaciones como Callejeros Barbanza que también se encargan de las adopciones temporales con sus socios, según la información facilitada por el departamento de Medio Ambiente de Boiro.
Según los últimos datos disponibles, en lo que va de año el centro ribeirense recogió 65 perros, adoptó 109 y fueron reclamados 18.
Adopta Rianxo
Uno de los modelos estudiados desde A Pobra para poner en marcha un sistema propio de cuidado de animales abandonados es el de Rianxo.
“Funciona como un servizo municipal de adopción de animais”, explica la concejala responsable, Hadriana Ordóñez. En este momento cuentan con 30 perros abandonados, “nunca tiveramos tantos”, señala. Una de las cosas más destacadas es el papel activo de la Policía Local, “sempre mostraron un interese moi grande”, apunta Ordóñez, hasta el punto de que durante los últimos años todas las adopciones fueron gestionadas por los agentes, que difundían los casos a través de sus redes sociales. Actualmente se encargan de determinar si los perros están abandonados, investigan si son perros del Concello “para evitar os fraudes no sistema” y realizan campañas de educación y responsabilidad con colectivos y en los centros educativos.
En Rianxo solamente “se duermen” perros que se encuentran en un muy grave estado de salud o que presentan niveles de agresividad incontrolables.
El proceso de adopción es gratuito y los animales se entregan vacunados y esterilizados, según explica Xiana Iglesias, de Maos Innovación Social, los encargados de gestionar las redes de Adopta Rianxo. "A idea é concienciar de que non se merquen animais e que a xente saiba que hai alternativas ao abandono".l

Comentarios