sábado 19.10.2019

Rescatan a una septuagenaria que cayó de madrugada en su piso de A Pobra

La pobrense J.S.P., de 77 años, fue rescatada en torno a las cuatro de la madrugada de este lunes después de que se cayó en su segundo piso de un edificio de la Rúa Gavoteira, en donde vive sola.

Susa, una de las vecinas que escuchó a Fina pedir auxilio, observa la ventana por la que los Bomberos entraron a rescatarla | CHECHU
Susa, una de las vecinas que escuchó a Fina pedir auxilio, observa la ventana por la que los Bomberos entraron a rescatarla | CHECHU

La pobrense J.S.P., de 77 años, fue rescatada en torno a las cuatro de la madrugada de este lunes después de que se cayó en su segundo piso de un edificio de la Rúa Gavoteira, en donde vive sola. Al parecer, la mujer se había levantado para ir al aseo y al pulsar la llave del interruptor saltaron los diferenciales y se quedó a oscuras, por lo que no pudo ver lo que tenía delante y acabó tropezando y acabó con sus huesos en el suelo, llevándose un fuerte golpe en la frente. La mujer llevaba pidiendo auxilio desde una hora antes cuando ocurrieron los hechos y tuvo la fortuna de que, antes de que se le agotaron las fuerzas y la voz, la pudieron escuchar los vecinos de la planta inferior. Una de ellas, Susa, declaró ayer que, a esa hora también iba al aseo y escuchaba voces y salió a la puerta, al igual que hicieron la vecina del piso de enfrente, Paca, y su hijo Antonio.
Susa no tenía ayer más que palabras de elogio para su vecino Antonio, que estaba a punto de salir de su vivienda para ir a mariscar, y del que dijo “foi un heroe para Fina”. Precisó que desde que supo que era ella la que pedía auxilio, empezó a moverse para avisar a los servicios de emergencias, empezando por la Policía Local de A Pobra, pero se encontró que no tenía servicio nocturno, por lo que su siguiente paso fue avisar a la Guardia Civil de Boiro, que movilizó a una patrulla hasta el lugar de los hechos. También pidieron la ayuda en edificios próximos, que se volcaron para ayudarla, e incluso fueron a buscar a familiares de la víctima, obteniendo un resultado dispar en cada caso. La Benemérita solicitó a través del Centro de Atención de Emerxencias 112 Galicia la colaboración de los Bomberos del parque comarcal de Ribeira y también una ambulancia asistencial de Urxencias Sanitarias-061 Galicia.
Ventana de la escalera
Una vez que se contó con el referido despliegue en la zona se analizó la forma de entrar a la vivienda en cuyo interior se encontraba la septuagenaria caída en el suelo. El acceso por la puerta principal de la misma no era fácil, pues además de estar cerrada con llave tenía puestos unos pasadores que la bloqueaban. Susa recuerda que les dijo a los Bomberos que intentasen entrar por la ventana de una habitación que da a la escalera. Esos efectivos se encaramaron en una repisa y desde allí lograron abrir la ventana haciendo uso de una pata de cabra. Una vez dentro del piso se encontraron a la mujer tirada, con un chichón en la frente y, aunque se encontraba aturdida, estaba consciente. La inmovilizaron y tumbaron en la cama hasta llegar una ambulancia, que la evacuó al Hospital do Barbanza. Horas después, J.S.P. recibió el alta y fue su sobrina, que acudió directamente al complejo asistencial de Oleiros, la que se la llevó a su casa. Pese a que la intervención remató a las 4.26, los vecinos no regresaron a sus camas hasta una hora después, hasta que se tranquilizaron después de lo sucedido. l

Comentarios