domingo 17.11.2019

Responsables municipales son partidarios de ser estrictos en el acceso de vehículos a la peatonal

Dicen que la entrada para carga y descarga debe hacerse en las primeras horas del día, cuando no hay gente transitando por ella
Los portavoces tendrán dentro de unos días una reunión con vecinos de la calle
Los portavoces tendrán dentro de unos días una reunión con vecinos de la calle

Después de que el miércoles tuviera lugar una reunión de comerciantes del tramo peatonal de la Rúa de Galicia entre las plazas de Compostela y Porta do Sol con portavoces de los grupos de la corporación local, responsables de departamentos municipales relacionados con la materia se mostraron partidarios de que se sea más estrictos en la prohibición de acceso de vehículos a ese vial. Pese a que su postura no es vinculante con lo que finalmente se acuerde, el hecho de ser conocedores de la situación, hace pensar que quienes tomen la decisión los tenga en consideración. Sostienen que la entrada de camiones y furgonetas para labores de carga y descarga deben ser en las primeras horas del día, hasta las 10 u 11 de la mañana, cuando casi no hay gente transitando.

Esos responsables municipales consideran que a partir de ese momento se debe controlar el acceso con lectores de matrículas, para que sólo entren y salgan los autorizados, sobre todo residentes para ir a garajes. Añadieron que para carga y descarga en otras horas están señalizadas en el Malecón y lugares próximos zonas en las que estacionar los vehículos y que desde allí se pueden transportar las mercancías con carritos. Señalaron que eso es lo mejor para que la prioridad del peatón se mantenga, especialmente por su seguridad, para lo que también se fija el límite de 10 kilómetros por hora de los vehículos autorizados. Y entienden que la gente tiene que cambiar su hábito de meter el vehículo hasta la puerta de todos los sitios a los que va. Añaden que en el Malecón haya bastantes plazas, aunque lamentan que se echase atrás la idea de habilitar de 25 a 30 plazas más en la vieja estación de autobuses y se hicieran jardines, y en los aparcamientos disuasorios.

Desde Suma Ribeira, cuyo portavoz, Xurxo Ferrón, asistió a la reunión del miércoles, se indicó que las calles peatonales son un tema complejo en el que hay que tener en cuenta las peticiones de todos los afectados. Aunque señala que lo preferible es limitar el acceso para evitar contratiempos, también afirma que muchos de los problemas se soluciona si los coches respetasen la velocidad máxima. En este sentido, considera que fuera de los horarios permitidos, “é necesario o lector de matrículas e un radar de control de velocidade. Non se pode fiar un da boa vontade da xente”, precisó Ferrón. A su juicio, si se tiene que ir a 10 kilómetros por hora, a los conductores no les interesará usarla para atajar. Añadió que la señalización y el perfil de la calle debe recordar que se está en un tramo con preferencia peatonal. Coincide con comerciantes en la necesidad de introducir mejoras como iluminación y otras para tratar de dinamizar esa calle. l

Comentarios