sábado 11.07.2020

El Rey Felipe VI se interesa por la problemática del sector del mar gallego derivada de la crisis del coronavirus

El monarca le preguntó por videoconferencia al presidente de la Federación de Cofradías de Pescadores de Galicia y patrón mayor de Ribeira por las medidas que cree que se deben tomar para arreglar la difícil situación
José Antonio Pérez mantuvo una conversación por videoconferencia con el Rey Felipe VI para hablar de la situación del sector del mar debido a la crisis del coronavirus    Chechu Río
José Antonio Pérez mantuvo una conversación por videoconferencia con el Rey Felipe VI para hablar de la situación del sector del mar debido a la crisis del coronavirus Chechu Río

El Rey de España, Felipe VI, mantuvo ayer una conversación por videoconferencia con el presidente de la Federación de Cofradías de Pescadores de Galicia y patrón mayor de Ribeira, José Antonio Pérez "Rubio", para interesarse por la problemática que atraviesa el sector del mar como consecuencia de la crisis sanitaria del coronavirus y la declaración del estado de alarma. El monarca demostró ser un buen conocedor de situación que arrastra esta actividad de primera necesidad, por lo que le transmitió al representante de los pósitos gallegos su preocupación por la bajada que se produjo en el consumo del pescado y marisco, principalmente por el cierre de los negocios de restauración y que eso es difícil de mantener, por lo que le preguntó a Pérez Sieira si son necesarias otras medidas para ayudar al sector del mar.

José Antonio Pérez le dijo que los pescadores y mariscadores quieres trabajar para salir de la difícil situación, pero precisó que se les está haciendo muy complicado. Precisó que el real decreto por el que se declara el estado de alarma no separa la pesca artesanal del marisqueo, al que no le ve salida, ya que no se vende el producto ya no solo por el cierre de restaurantes sino porque  la gente no sale a comprar al estar confinada y también porque fallaron Mercamadrid y Mercavalencia. Añadió que pese a que salieron a faenar muchos días tuvieron que devolver el marisco al mar debido a que no se vendió, y que el precio que se está pagando por el pescado no cubre gastos, y parte del que no se vende lo entregan a entidades benéficas.

El presidente de la Federación de Cofradías de Pescadores de Galicia, que le recordó a Felipe VI que ni la Pesca ni la Agricultura entran en los criterios para el cese de la actividad, le indicó al Rey de España que le demanda al Gobierno central que decrete el cierre del marisqueo y los recursos específicos, en consonancia con el cierre de los negocios de restauración. De igual modo, le pide que se articulen medidas especiales para el sector, permitiéndo acogerse a un Expediente de Regulación Temporal de Empleo (ERTE) las embarcaciones que puedan justificar causas objetivas como la falta de tripulación por el COVID-19 y la falta de garantías sanitarias.

Felipe VI le reconoció que "bastante dificultad tiene el trabajo del mar" y que las medidas que se aplican en tierra no son compatibles. Le preguntó a Pérez Sieira si cabría alguna solución para mantener la actividad mínima a través de turnos y dotando de medios a la tripulación para que lo hagan en condiciones seguras. El patrón mayor ribeirense le dijo, por poner un ejemplo, que el pasado domingo en el puerto de Santa Uxía salieron 40 barcos a faenar y el martes se repitió, pero la bajada de precio al no haber clientes que lo compren provoca que al mayorista no le interese. "Creo que la actividad seguirá pues somos muy competitivos, pero hay productos que si no tienen compradores....". Por el contrario, José Antonio Pérez le dijo que,  por el contario, el sector conserveras está trabajando más que nunca, a muy buen ritmo e incluso los fines de semana, a lo que el Rey le replicó que "esa es la paradoja".

Felipe VI se interesó por la salud de José Antonio Pérez, de su familia y de sus convecinos de Ribeira, a lo que le respondió que por ahora están todos bien, y que el coronavirus no había azotado duro, pues sólo se habían registrado unos casos de personas mayores que se contagiaron en un viaje del Imserso. El Rey de España le indicó que en Madrid está "pegando duro" y que esa situación la puede pasar en otras comunidades, por lo que transmitió un mensaje de que "no hay que relajarse". Y le expresó su deseo de que puedan verse en un futuro en Galicia en "una situación mejor,".

Comentarios