miércoles 24.07.2019

Ribeira aprueba un salario de 55.207 euros para el alcalde en un Pleno bronco

La abstención de PSOE y BNG fue determinante para aprobar los sueldos y las dedicaciones de la oposición

El alcalde de Ribeira, Manuel Ruiz, logró sacar adelante los puntos más polémicos del orden del día del Pleno
El alcalde de Ribeira, Manuel Ruiz, logró sacar adelante los puntos más polémicos del orden del día del Pleno

Tenso y bronco. Así fue el primer pleno de la Corporación de Ribeira tras el de investidura, sobre todo entre el PP y el PBBI, que protagonizaron los enfrentamientos más destacados sobrepasando la crítica que corresponde a la arena política y pasando, en algunos casos, a exponer sin disimulo las desaveniencias personales entre ambos líderes.

El establecimiento de las dedicaciones exclusivas, el salario del alcalde y la designación de los puestos de confianza siempre es polémica de por sí, pero en este caso el PP, a través del alcalde, Manuel Ruiz, supo negociar los apoyos que precisaba para sacar adelante todas las propuestas y así sucedió en el Pleno de ayer.

De este modo, quedó aprobado un salario de 55.482 euros anuales brutos para el alcalde, lo que supone un incremento respecto al mandato anterior. También se dio luz verde a las medias liberaciones de un concejal para cada grupo municipal, incluyendo al equipo  de gobierno, por valor de 25.607 euros, si bien tanto el PBBI como Suma Ribeira rechazaron esta posibilidad, mientras que BNG y PSOE la defendieron bajo el argumento de que dignificaba la labor de la oposición y su trabajo por el bien del municipio.

En el aspecto relativo a las retribuciones también se liberan a dos concejales del grupo de gobierno, con algo más de treinta mil euros para cada uno y se permite la contratación de una sercretaria para el alcalde, a razón de 27.109 euros brutos anuales y una persona para el gabinete de comunicación por 31.900 euros.

Asimismo, en el Pleno de ayer se acordó también subir la asignación por asistencia a plenos, comisiones y juntas de gobierno y establecer la cuantía para cada grupo en unos mil euros mensuales.

Pero lo que dejó claro el Pleno de ayer es que no va a ser un mandato fácil. El PP es consciente de que gobierna en minoría y así lo reconoció el alcalde, Manuel Ruiz, cuando manifestó que estaba obligado a introducir propuestas del resto de grupos para poder alcanzar acuerdos y sacar adelante los proyectos estratégicos para la localidad.

Tras las críticas recibidas por Vicente Mariño, portavoz del PBBI, sobre el salario del regidor, el primer edil respondió que cuando llegó a la alcaldía su primera decisión fue reducirse el sueldo que Torres Colomer cobraba por aquel entonces y que, según dijo, ascendía a 59.207 euros, por lo que sus 55.000 aprobados durante el transcurso de la sesión plenaria de ayer todavía están por debajo del máximo que permite la ley para una ciudad como Ribeira, que cuenta con más de 20.000 habitantes.

Comentarios