• Sábado, 20 de Octubre de 2018

Ribeira promueve cambios en su PXOM para mejorar los usos públicos

El Concello de Ribeira promueve una modificación al Plan Xeral de Ordenación Municipal (PXOM) con la que mejorar la gestión del suelo urbano para uso dotacional, el que permite equipamientos docentes, socioculturales, administrativos, sanitarios o deportivos, ente otros. 

Ribeira promueve cambios en su PXOM para mejorar los usos públicos
Vistas de la ciudad de Ribeira desde el mirador de San Alberte |
Vistas de la ciudad de Ribeira desde el mirador de San Alberte |

El Concello de Ribeira promueve una modificación al Plan Xeral de Ordenación Municipal (PXOM) con la que mejorar la gestión del suelo urbano para uso dotacional, el que permite equipamientos docentes, socioculturales, administrativos, sanitarios o deportivos, ente otros. 
Se trata, en concreto, de la modificación puntual de la ordenanza 8.3 de las mencionadas normas urbanísticas, tras años en los que la administración municipal “vén detectando disfuncións na aplicación da normativa” que “limitan e/ou condicionan a reforma, ampliación e nova construcción” de equipamientos como los mencionados. 
“Flexibilidade”
El propio texto urbanístico vigente señala que “dado que estas actividades pueden tener características muy diversas, pudiendo formar grandes complejos de proyecto unitario, o por el contrario, ser la yuxtaposición de varios edificios especializados independientes”, “la norma zonal queda redactada en términos de gran flexibilidad con objeto de amoldarse a la capacidad de iniciativa e inversión”. Esta pretendida flexibilidad, sin embargo, no es tal. 
Así lo señala el propio borrador de modificación, donde se plasma que “a redacción concreta dos parámetros que regulan a posición e os volumes edificatorios, lonxe de ser flexibles, son moi restritivos sobre todo no caso de actuacións en equipamentos existentes e de execución de novos equipamentos públicos”.

En exposición
Para corregir esto, el Ayuntamiento ribeirense remitió la documentación a la Consellería de Medio Ambiente, para ser sometido el proyecto al correspondiente trámite de evaluación ambiental. 
Una vez subsanadas la documentación aportada, el departamento autonómico la ha expuesto al público, abriendo un plazo de exposición de dos meses para que los organismos afectados o quienes tengan interés puedan revisar la propuesta y, en su caso, presentar informes o alegaciones. 
Una vez concluida la exposición pública, la Consellería decidirá sobre el grado de afectación ambiental, resolviendo, en su caso, el visto bueno a la iniciativa, que entonces deberá seguir superando nuevos pasos administrativos hasta conseguir su aprobación definitiva. l