domingo 13.10.2019

Asisten a un hombre de unos 48 años que destrozaba cosas en su casa y arrojó un zapato a la calle

Las fuerzas del orden y equipos sanitarios de Riveira se encontraron ayer por la mañana con un inquietante suceso en el que fue necesario prestar asistencia médica a una persona de 48 años.

Imagen de parte de la casa en la que su inquilino destrozó cosas  CHECHU RÍO
Imagen de parte de la casa en la que su inquilino destrozó cosas CHECHU RÍO

Las fuerzas del orden y equipos sanitarios de Riveira se encontraron ayer por la mañana con un inquietante suceso en el que fue necesario prestar asistencia médica a una persona de 48 años, cuya identidad responde a las iniciales J.O.P., y que pese a residir en Madrid se encontraba estos días en un domicilio familiar en la Praza Otero Goyanes. Según parece, el hombre estaba destrozando cosas en el interior de su casa e incluso arrojó un zapato por una ventana a la vía pública, ya que decía que lo encontró en un trastero y que estaba sucio y era feo.
Según pudo saber este periódico, la madre de esa persona fue la que alertó por vía telefónica desde la capital de España a la Policía Local de que su hijo se encontraba mal y pedía que le echaran una mano. La progenitora había recibido el aviso de lo que estaba pasando por boca de la persona que se encarga de cuidar la vivienda. Al lugar se desplazaron agentes municipales y varias patrullas de la Policía Nacional, que trataron de convencerlo para que depusiera su actitud y poder evacuarlo en una ambulancia medicalizada del 061 hasta el Hospital do Barbanza, algo que consiguieron después de que el hombre de 48 años opuso bastante resistencia.
Parece ser que esa persona que protagonizó este episodio fue vista el viernes discutiendo con colillas del suelo y a las que les decía que estaban sucias, mientras que el sábado aparcó su coche de alta gama en la calle peatonal, cerca de su casa, obstaculizando el paso, motivo por el que fue denunciado y el vehículo retirado y trasladado al depósito municipal.

Comentarios