lunes 26/10/20

Denuncian la insalubridad de una finca abandonada que frecuentan los toxicómanos en Romero Ortiz

La situación en la que se encuentra una propiedad ubicada en el número 50 de la Rúa Romero Ortiz, aunque también dispone de un acceso por la calle posterior ha desatado las quejas .

Bomberos y GAEM acudieron a sofocar un incendio en el galpón   CHECHU RÍO
Bomberos y GAEM acudieron a sofocar un incendio en el galpón CHECHU RÍO

La situación en la que se encuentra una propiedad ubicada en el número 50 de la Rúa Romero Ortiz, aunque también dispone de un acceso por la calle posterior ha desatado las quejas de los residentes, alguno de los cuales indicó que lleva desde hace casi un año avisando al Concello de la situación de insalubridad de la misma, sin el que por el momento haya conseguido un resultado satisfactorio que permita erradicarla. Se da la circunstancia de que hace un año ya tuvieron que acudir los equipos de extinción por un incendio en esa caseta a la que acuden con frecuencia numerosos toxicómanos, como lo demuestra el entrar y salir de los mismos a ese recinto, así como la gran cantidad de jeringuillas y papel de aluminio allí tirados.
Ayer tuvieron que regresar los Bomberos y el GAEM de Riveira, además de la Policía Local, para sofocar un pequeño incendio registrado dentro del galpón en donde se acumulan numerosos residuos como los ya indicados. Fue una vecina la que dio la voz de alarma al comprobar que salía mucho humo de ese lugar. Cuando llegaron los medios que intervinieron en la extinción, ventilación y rastreo de ese habitáculo por si hubiera alguien dentro, se dio la circunstancia de que vieron salir del mismo a un individuo con una casaca.
Afortunadamente no hubo que lamentar víctimas, pero una residente en la zona, Dolores Dios, que es dueña de una casa contigua a la mencionada finca, indicó que la maleza de la misma invade su propiedad. Del mismo modo, advirtió que en dos ocasiones llegaron a aparecerle jeringuillas usadas en su gallinero, y ante el temor de que sus animales se hubieran pinchado e infectado por las mismas se vio obligada a sacrificarlas. También advirtió de la presencia de ratas en la finca contigua, pero que tras dar el aviso ya acudieron a echar veneno para eliminarlas.
Dolores Dios indicó que esa finca la compró una inmobiliaria coincidiendo con el boom de la construcción, pero agregó que con la llegada de la crisis ese terreno cayó en el más absoluto de los abandonos. Tal fue así que un portalón metálico fue robado, mientras que el de madera lo rompieron, por lo que quedó con acceso libre. Ante la situación que presentaba y los problemas que le ocasiona su estado, se dirigió al Concello para que lo limpien y tapien, aunque desde la Administración local le respondieron que antes deben contactar con el dueño para reclamarle la adopción de esas medidas y de no hacerlo lo sancionarán. Y parece que aún se está en ese proceso, mientras los vecinos se quejan de la lentitud mientras tienen que soportar esa situación.

Comentarios