martes 18.02.2020

Entra a robar en un bar del puerto de Aguiño al que accedió por la ventana del tejado utilizando una escalera

Los amigos de lo ajeno siguen haciendo de las suyas. Pese a que las fuerzas de seguridad reforzaron la vigilancia en Riveira, especialmente de noche, los ladrones logran burlar .

Las cámaras grabaron al ladrón y sus cómplices, pero encapuchados  CHECHU
Las cámaras grabaron al ladrón y sus cómplices, pero encapuchados CHECHU

Los amigos de lo ajeno siguen haciendo de las suyas. Pese a que las fuerzas de seguridad reforzaron la vigilancia en Riveira, especialmente de noche, los ladrones logran burlar esos controles, principalmente, debido a la gran dispersión del municipio. La última víctima de la que se tiene conocimiento es el bar Bodegón, situado cerca del puerto de Aguiño. Según informaciones a las que tuvo acceso este periódico, fue una persona la que se encaramó al tejado del establecimiento -de planta baja- usando una escalera de mano que previamente sustrajo, junto a sus cómplices, del astillero situado al lado de la playa del Carro. Una vez en dicha cubierta de tejas, forzó la ventana tipo velux, por la que entró y salió del establecimiento, usando también la escalera y supuestamente se llevó la recaudación de la tragaperras.
El propietario del bar se dio cuenta de que le habían robado pasadas las ocho de la mañana cuando se encontró con la escalera en medio del establecimiento hostelero y con la máquina tragaperras abierta. Por las grabaciones de las cámaras de videovigilancia, que funcionan a través de un circuito cerrado de televisión, se pudo saber que el ladrón entró a robar en torno a las dos de la madrugada y que otros dos individuos se quedaron  fuera posiblemente para vigilar. Una copia de esas imágenes ya se encuentra en poder de la Policía Judicial, que inició una investigación sobre este nuevo robo, a lo que hay que sumar los resultados de la inspección efectuada por efectivos del a unidad científica de la comisaría riveirense.
Parece ser que, aunque el caco que entró en el bar llevaba el rostro tapado, la ropa que viste el ladrón que entró en el bar y su forma de caminar, no parecer ofrecer dudas a los investigadores sobre su identidad. De hecho, sospechan que se trata de uno de los ladrones habituales que tienen atemorizados a los empresarios, sobre todo a comerciantes y hosteleros, y vecinos de la localidad y sus alrededores. 

Comentarios