miércoles 15.07.2020

RIVEIRA - Fallece un conductor de 46 años en un brutal accidente en el cruce de Aguiño

Un aguiñense de 46 años, Francisco Antonio Folgar Teira, falleció como consecuencia de las graves heridas que sufrió en un accidente de tráfico registrado poco antes de las cinco menos veinte de la madrugada de este martes.

El coche impactó bruscamente contra un edificio situado en el cruce de Aguiño   CHECHU RÍO
El coche impactó bruscamente contra un edificio situado en el cruce de Aguiño CHECHU RÍO

Un aguiñense de 46 años, Francisco Antonio Folgar Teira, falleció como consecuencia de las graves heridas que sufrió en un accidente de tráfico registrado poco antes de las cinco menos veinte de la madrugada de este martes en el cruce de Aguiño. El siniestro se produjo cuando el vehículo que conducía, un Renault Megane con placas de matrícula 4255-DVV procedía de la Rúa Listres y se salió de la vía por el margen izquierdo, subiéndose a la acera tras dar una curva a la derecha, y chocó contra la balaustrada de hierro fundido de las escalera de una casa. A continuación siguió desplazándose hasta atravesar la mencionada intersección y fue a impactar bruscamente contra la esquina de un edificio , en el que abrió un boquete.

Un marinero que iba hacia el puerto de dicha parroquia riveirense fue el primero en percatarse de lo sucedido y sacó al automovilista del interior del coche que se encontraba en llamas y lo trasladó a una zona de seguridad en una acera del lado contrario. El fuego lo apagó con un extintor de polvo. Alertó al Centro de Atención de Emerxencias 112 y le inició las maniobras de reanimación a la víctima, que luego continuaron los agentes de la Policía Local y Nacional y los Bomberos del parque comarcal de Riveira, hasta que llegó una ambulancia medicalizable del 061, que llevaba al personal facultativo del centro de salud de la capital barbanzana. Después de estar varios minutos practicándole la reanimación cardiopulmonar de manera infructuosa se certificó su muerte.

En el lugar del suceso, que pese a registrarse de madrugada, reunió a bastante gente, se vivieron momentos de gran dolor, sobre todo cuando llegaron familiares del fallecido. Un equipo de atestados de la Guardia Civil de Tráfico de Santiago se desplazó al punto del accidente de circulación para realizar una investigación sobre lo ocurrido e instruir las correspondientes diligencias. El levantamiento del cadáver tuvo lugar en torno a las seis y media de la madrugada y la empresa Pompas Fúnebres se hizo cargo del cuerpo para proceder a su traslado al Hospital Provincial de Conxo para que le sea practicada la autopsia. Grúas Galicia se encargó de retirar el coche accidentado

Comentarios