martes 17.09.2019

RIVEIRA - Localizan un paracaídas incendiario en una zona de monte de A Galea

Un vecino de la aldea de A Galea, en la parroquia boirense de Bealo, localizó ayer al mediodía colgado en la rama de un árbol pegado a una pista forestal en el lugar de A Bousa un artefacto con forma de paracaídas que podría tener una finalidad incendiaria.

francisco gonzález encontró el paracaídas colgado en una rama chechu río
francisco gonzález encontró el paracaídas colgado en una rama chechu río

Un vecino de la aldea de A Galea, en la parroquia boirense de Bealo, localizó ayer al mediodía colgado en la rama de un árbol pegado a una pista forestal en el lugar de A Bousa un artefacto con forma de paracaídas que podría tener una finalidad incendiaria. Al parecer fue colocado allí por un residente en la zona de A Armada tras encontrarlo hace unas semanas tirado en las inmediaciones junto unas maderas. Su objetivo era que estuviera al alcance de la vista de la gente, pero especialmente de la Guardia Civil, a la que asegura vio patrullar por ese lugar, pero que por lo visto no resultó efectiva.
Ese hallazgo no hace más que  dar mayor peso a las sospechas de muchos vecinos del monte de A Galea de que parte de los incendios se originan por el lanzamiento de ese tipo de objetos desde el aire. Llegaron a apuntar que escucharan el ruido de una aeronave poco antes de iniciarse hace un par de años una de las secuencias de incendios más devastadores del último lustro en la comarca, y que solo fueron superados en un periodo un poco más amplio por los del crudo verano de 2006. Fue en junio de 2011 cuando la Xunta cifró en 261,5 hectáreas las arrasadas en menos de 48 horas en esa zona, aunque se siguieron produciendo reactivaciones en días posteriores.
En aquel momento, se detuvo a un vecino de A Armada como presunto incendiario, que se reconoció autor de los mismos, pero que las pesquisas policiales evidenciaron que no se le podía atribuir ese delito. Además, los lugareños dudaron siempre de ese extremo y sospecharon que el fuego se originó con el lanzamiento de un artefacto explosivo lanzado desde el aire. Tras inspeccionar por encima el paracaídas incendiario hallado ayer en el monte, creen que pudo lanzarse desde cualquier sitio en verano de 2011, coincidiendo con una oleada de incendios forestales, y elevarse hasta la estratosfera con un globo, que explotó en contacto con esa capa de la atmósfera. Desconocen lo que sucederá a partir de la localización de este “sofisticado artefacto”, pero esperan que se tenga en cuenta en futuras investigaciones de los incendios forestales que se registren tanto en dicha área como en otras de Galicia. n

Comentarios