domingo 22.09.2019

Minas investiga el suceso de la piedra de 4,7 kilos de la cantera que voló 400 metros hasta un tejado en Casalnovo

Técnicos de la Dirección Xeral de Enerxía e Minas abrirán una investigación con la finalidad de analizar, a la mayor brevedad posible, lo sucedido a la una y media del martes .

Ayaso trata de que la normalidad regrese a su casa tras el suceso  CHECHU RÍO
Ayaso trata de que la normalidad regrese a su casa tras el suceso CHECHU RÍO

Técnicos de la Dirección Xeral de Enerxía e Minas abrirán una investigación con la finalidad de analizar, a la mayor brevedad posible, lo sucedido a la una y media del martes cuando una piedra de 4,7 kilos procedente de una voladura de la cantera de Carreira salió despedida por el aire y tras recorrer unos 400 metros cayó sobre el tejado de una vivienda de Casalnovo, que acabó perforando, así como abrió un agujero en la placa que separa el desván de la planta alta del inmueble. Desde dicho departamento perteneciente a la Consellería de Economía e Industria indicaron que de las conclusiones de ese estudio se tomarán las medidas oportunas en caso de que se consideren necesarias.
Desde el Concello riveirense indicaron que en ninguna de sus áreas les constaba que se trasladase la inquietud de los vecinos de la citada vivienda de Casalnovo y de su entorno en relación a las molestias que les causaban las voladuras de dicha cantera. De todos modos, fuentes municipales precisaron que desde la Administración local se dirigirá un escrito a la empresa responsable para que le explique cómo se desarrollaron los acontecimientos “por si luego hubiera que tomar una decisión al respecto”.
Tanto el dueño de la casa, Manuel Ayaso, como su esposa, Rosa García, y la madre de esta última, Josefa Prego, quieren dejar claro que las molestias que les ocasiona la actividad de la cantera son muchas. Precisaron que el polvo en suspensión que se genera en cada voladura hace que el aire sea irrespirable -ella recuerda que estuvo a tratamiento de los pulmones por ese motivo- y que todo se ensucia, como sucede con el pinar que separa la cantera de su casa e incluso en terrenos y propiedades situada en el parque natural. En algún momento se llegó a apuntar la posibilidad de que la cantera y su casa estaban ubicadas dentro del parque natural, pero parece ser que esa posibilidad quedó descartada por el dueño de la vivienda, Manuel Ayaso, quien precisó que la superficie de ese espacio protegido se sitúa entre la carretera y el litoral, y que tanto su propiedad como el lugar del que se extraen piedras están situadas hacia el otro margen del vial.
Rosa García manifestó ayer que en la madrugada del viernes no fue capaz de conciliar el suelo debido al susto que aún tiene en el cuerpo por la piedra de casi 5 kilos que impactó en el tejado de su casa tras salir disparada en una voladura realizada en al cantera, y cree que no lo va a tener nada fácil en ese sentido, aunque su familia trata de tranquilizarla. Manuel Ayaso, que trata de que la normalidad vuelva a su hogar, aunque señala que no será nada fácil, indicó que la empresa que realizó la voladura contactó con ellos para ver la posibilidad de llegar aun acuerdo y hacerse cargo de la reparación de los desperfectos. Sin embargo, el dueño de la casa no descarta presentar una denuncia por lo sucedido y poner el asunto en manos de un abogado para reclamar daños y perjuicios, aunque manifestó que todavía no tomó una decisión definitiva a ese respecto.

Comentarios