lunes 06.07.2020

RIVEIRA - “El Rey León” visto con los ojos de la Sanxoandeirada

Numerosas personas siguieron a última hora de la tarde de ayer las peripecias de Bolboreta, Fiandeira y resto de personajes que surgieron de la imaginación de Santi Páramo -se echó en falta al capitán Bocachea-, para desfilar en un entretenido “rueiro teatral” al que desde hace cinco años se le llama Sanxoandeirada.

La Fonte Navegante acogió la salida y llegada de la sanxoandeirada CHECHU RÍO
La Fonte Navegante acogió la salida y llegada de la sanxoandeirada CHECHU RÍO

Numerosas personas siguieron a última hora de la tarde de ayer las peripecias de Bolboreta, Fiandeira y resto de personajes que surgieron de la imaginación de Santi Páramo -se echó en falta al capitán Bocachea-, para desfilar en un entretenido “rueiro teatral” al que desde hace cinco años se le llama Sanxoandeirada. Este acto, que se celebró en la víspera de las hogueras de San Xoán, se diferencia de esa noche en la que el protagonismo lo tiene el fuego en que su razón de ser es el agua. Y en torno a ese elemento se fueron narrando cuentos, historias, leyendas y salieron a colación nombres vinculados a la capital barbanzana.
En esta ocasión, la escenificación callejera, que volvió a partir de la Fonte Navegante que hay en la Praza de Ourense -popularmente conocida como la Praza do Rueiro-, y en esta ocasión contó con nuevos personajes, pues se sumaron los miembros de la tribu de los Serangili con su reina Amín Dameaghana a la cabeza, para hacer una versión muy peculiar de los musicales “El Rey León” o “O Rei da sabana”, pero a la que titularon como “Onde foi o León?”. La narración parte de una sequía que se extiende por África, lo que hace que la citada tribu se encuentre en peligro, por lo que salieron en busca del agua. La hechicera llegó a la Fonte Navegante en busca de Charamusca para que le ayude a encontrarlos. Junto con Bolboreta y sus amigos, todos ellos ataviados con disfraces de la tribu y de diversos animales de la sabana para conseguir la ambientación adecuada, iniciaron la busca al son de gaitas y panderetas, y sin perder de vista la Charamusca.
Por el camino se encuentran con una maldición que amenaza Riveira y que deben vencer para salvar al pueblo, dar con león y llevar el agua a África, algo que consiguen después de encontrarse con algunas dificultades. El público congregado nuevamente se envolvió del embrujo y originalidad de una historia muy bien contada.

Comentarios