jueves 05.12.2019

RIVEIRA - Tripulantes de lanchas evitan que una planeadora que volcó impactase contra O Carreiro

Los tres tripulantes de una planeadora de seis metros de eslora y de nombre “Relámpago” tuvieron que hacer ayer honor a ese nombre y reaccionar con gran rapidez tras sufrir un accidente marítimo cuando trabajaban a la captura del erizo de mar en la bocana de O Carreiro, en Aguiño.

Otra planeadora que trabajaba el erizo de mar remolcó la lancha hundida
Otra planeadora que trabajaba el erizo de mar remolcó la lancha hundida

Los tres tripulantes de una planeadora de seis metros de eslora y de nombre “Relámpago” tuvieron que hacer ayer honor a ese nombre y reaccionar con gran rapidez tras sufrir un accidente marítimo cuando trabajaban a la captura del erizo de mar en la bocana de O Carreiro, en Aguiño. Eran alrededor de las doce menos cuatro de la mañana, cuando dicha embarcación sufrió un golpe de mar por la popa, y se llenó de agua hasta que fue a parar al fondo del mar de piedras -a unos siete metros de profundidad-, y luego acabó volcada, según relató el patrón mayor de la cofradía aguiñense de pescadores, José Antonio Santamaría. 
Al quedar con la quilla al sol, esa lancha se convirtió en un juguete para el oleaje, que amenazaba con arrastrarla hasta las rocas. Su tripulación salió ilesa pues tras caer al mar, se subieron a la quilla hasta que los rescataron, pues nada más tener conocimiento de lo ocurrido, los tripulantes de la media decena de planeadoras que faenaban también en ese entorno reaccionaron e intervinieron. Les echaron un par de cabos a los náufragos para ayudarles a salir de allí y evitar males mayores. Poco después fue remolcada por una de esas lanchas hacia una rampa de varada del puerto de Aguiño, en donde les aguardaba gran expectación. 
Santamaría manifestó que pese a que el mar estaba bastante mal, los mariscadores salen a faenar para tener ingresos con los que pagar las tasas, seguros y poder vivir, por lo que tienen que aprovechar, incluso poniendo en peligro su propia vida, la gran mayoría de los 40 días que establece el plan de marisqueo para el erizo para poder ganar algo de dinero. n

Comentarios