jueves 04.06.2020

Uno hijo del pescador desaparecido en Corrubedo halla el cadáver en unas rocas

El cadáver de Sebastián Míguez Rodríguez, que el pasado viernes fue arrastrado por un golpe de mar cuando practicaba pesca deportiva en la zona de Balieiros (Corrubedo).

El cadáver de Sebastián Míguez Rodríguez, que el pasado viernes fue arrastrado por un golpe de mar cuando practicaba pesca deportiva en la zona de Balieiros (Corrubedo), fue hallado ayer por uno de sus hijos, que participaba en las tareas de búsqueda junto a otro de sus hermanos y cuatro voluntarios de Protección Civil de Riveira.
El cuerpo sin vida del septuagenario fue avistado sobre las 17:42 horas. El mar lo había depositado sobre unas rocas en la zona de Punta do Corgo, en el extremo opuesto de la playa de Balieiros, aproximadamente a un kilómetro de distancia del punto en el que se produjo la desaparición.
El descendiente de Sebastián Míguez alertó de inmediato a su otro hermano y este a Protección Civil y, entre todos, “ayudamos a sacarlo del lugar, ya que estaba a punto de arrastrarlo de nuevo el mar”, explica Francisco Sánchez, responsable de la agrupación riveirense de Protección Civil. La zona era “muy escarpada”, con rocas resbaladizas y peligrosas, por lo que resultaba “muy complicado mover el cuerpo”, que estaba en condiciones bastante malas y “desagradables” tras cinco días en el agua.
Lo agarraron por los tobillos y las muñecas y “lo sacamos de la línea de la marea” a la espera de la llegada del helicóptero Pesca I, movilizado por Salvamento Marítimo junto a la embarcación Salvamar Regulus. Desde la aeronave “nos bajaron una camilla con una cesta” para introducir el cadáver, lo que facilitó su traslado hasta un camino próximo, en el que se hizo cargo la Policía Nacional. Al cierre de esta edición, todavía se esperaba la llegada de la autoridad judicial y un forense para proceder al levantamiento del cadáver.

Comentarios