miércoles 15.07.2020

Riveira- Otro vertido de fecales en el puerto hace saltar las alarmas y desata las duras críticas de vecinos y turistas

Los vecinos de Riveira ya tienen manifestado en más de una ocasión que se estaban hartando de tener que soportar los vertidos de aguas fecales que salen en la zona portuaria y sus consecuencias.

La dársena volvió a registrar ayer un nuevo vertido de fecales   CHECHU RÍO
La dársena volvió a registrar ayer un nuevo vertido de fecales CHECHU RÍO

Los vecinos de Riveira ya tienen manifestado en más de una ocasión que se estaban hartando de tener que soportar los vertidos de aguas fecales que salen en la zona portuaria y sus consecuencias. Ayer, en torno a las once y media de la mañana, en la misma zona en la que ya se registró otro el pasado 1 de junio, se vivió un nuevo episodio de ese tipo de incidencias que generan contaminación en las aguas de la dársena y de la ría arousana. En esta ocasión se produjo ante las miradas de numerosos turistas que no daban crédito a lo que estaban viendo sus ojos y señalaron que esa no es la manera de atraer visitantes, y que si no cambian las cosas posiblemente ellos dejen de elegir la capital barbanzana para pasar sus vacaciones.
Varios testigos de esa situación indicaron que las aguas del puerto riveirense se tiñeron de marrón y se llenaron de compresas y otros residuos. Al igual que en la ocasión anterior, el vertido se produjo a través de la desembocadura de un regato llamado Ameneiro, que se encuentra canalizado, al menos, en su tramo final. Se esta manera se repite un suceso que se viene registrando desde hace bastante tiempo con una periodicidad que oscila entre veinte días y poco más de un mes. De todas maneras, en el anterior vertido, los servicios técnicos municipales indicaron que no tenían conocimiento de la reiteración de esa situación.
Tras hacerse público el anterior vertido en el puerto riveirense, la reacción del Concello fue comunicar que había ordenado a la empresa concesionaria del servicio de saneamiento que investigase el origen o procedencia del mismo, pero por el momento no a trascendido si se han producido resultados. Un responsable de la empresa Viaqua se desplazó ayer hasta el punto del vertido en la dársena, entre dos rampas que hay entre el edificio de Portos de Galicia y la caseta de Salvamento Marítimo.
Tanto vecinos como veraneantes incidían ayer en la idea que la magnitud del vertido parece de carácter industrial y sospechaban que podría deberse a que alguien abrió compuertas o conducciones para deshacerse de todo ello “sin ningún tipo de escrúpulos”, manifestó un turista. La mayoría de los consultados indicaron que, más que nunca, se hace necesario que se descubra al responsable y que se le sancione aplicando la ley con toda su dureza para que no se repitan, "pois, do contrario, logo chegan as lamentación como a que supuxo ter que pagar 203.000 euros de multa por un vertido que afectou a bateas”.

Comentarios