miércoles 28/10/20

RIVEIRA - Un problema en el alcantarillado del puerto de Aguiño provoca su inundación y la de algunas naves

Las primeras lluvias de la estación otoñal ya se dejaron notar en la comarca barbanzana con alguna incidencia que podría calificarse de seria, y que dejó al descubierto problemas en la red de saneamiento en el municipio de Riveira.

fue necesario señalizar socavones
fue necesario señalizar socavones

Las primeras lluvias de la estación otoñal ya se dejaron notar en la comarca barbanzana con alguna incidencia que podría calificarse de seria, y que dejó al descubierto problemas en la red de saneamiento en el municipio de Riveira. Sucedió a primera hora de la mañana de ayer en el puerto de la parroquia de Aguiño, donde la abundante agua caída durante las últimas horas provocó una gran inundación en esa zona, así como en el interior de varias naves allí emplazadas. Algunos de los afectados por esta situación sostienen que la obstrucción de los colectores de recogida de aguas pluviales, posiblemente a consecuencia de una falta de limpieza y mantenimiento de esas conducciones y las rejillas de recogida de la lluvia, está detrás de lo ocurrido.
La gran cantidad de agua que se llegó a acumular en esa explanada del muelle aguiñense provocó que, además de anegar esa superficie, provocó que debido a que no había o no encontró otro sitio mejor por donde evacuar, se desbordase a través de las tomas de desagüe del interior de esas empresas, llegando a alcanzar en algún punto de las mismas el medio metro de altura. Esta incidencia provocó que algunos responsables de esas naves se vieran obligados a parar temporalmente su actividad, ya que sospechaban que podría llegar a filtrarse a los tanques de producción, ocasionándoles serios problemas. Del mismo modo, el mal olor que desprendía ese agua en algunas zonas les llevó a pensar que las aguas pluviales atascadas se pudieron llegar a mezclar con las fecales, con lo que los perjuicios serían mayores para sus intereses.
Este suceso, que se detectó en torno a las diez de la mañana, provocó que se hiciera necesario señalizar las arquetas para evitar que alguien pudiera sufrir daños al introducir sus pies o las ruedas de su vehículo en esos huecos, así como en algún que otro socavón que se abrió en el pavimento. Hasta el lugar se desplazaron técnicos y operarios de Aquagest para comenzar los trabajos que permitieran subsanar esa incidencia, que incluso continuaron hasta mediada la tarde de ayer, momento en que se dio por solventado el problema. El cese de las precipitaciones contribuyó a aliviar el problema. n

Comentarios