Roban unos 1.800 euros de la tragaperras y de la caja registradora de la parrillada San Xoán, situada en Palmeira

La oleada de robos en Ribeira no parece tener freno mientras no haya alguien que se lo ponga a los amigos de lo ajeno. La última víctima fue la parrillada San Xoán, situada a la entrada de Palmeira, en el límite con A Pobra.

Roban unos 1.800 euros de la tragaperras y de la caja registradora de la parrillada San Xoán, situada en Palmeira
El ladrón abrió la tragaperras con una palanca y se llevó la recaudación | Chechu Río
El ladrón abrió la tragaperras con una palanca y se llevó la recaudación | Chechu Río

La oleada de robos en Ribeira no parece tener freno mientras no haya alguien que se lo ponga a los amigos de lo ajeno. La última víctima fue la parrillada San Xoán, situada a la entrada de Palmeira, en el límite con A Pobra. El ladrón accedió al interior del establecimiento tras abrir una ventana frontal con una palanca y se dirigió hacia la máquina tragaperras, que consiguió abrir de un modo similar a la ventana y se hizo con la cantidad de dinero que contenía, que se cree que rondaba los mil euros, después de que hace unos días se hiciera la recaudación. Y entró al mostrador, en donde abrió la caja registradora, en donde había sus dueños indicaron que guardaban 800 euros. También se llevó otros 60 euros que había en billetes por la venta de décimos de lotería. Según pudo saber este periódico, el caco actuó de manera muy limpia, causando pocos daños y sin dejar apenas huellas, posiblemente por llevar guantes en las manos. Del mismo modo, tampoco saltó la alarma, que el propietario dejó activada al cerrar el local a las once de la noche del miércoles, por lo que la empresa acudió a investigar lo ocurrido.


La madrugada del miércoles también actuaron los ladrones, concretamente en el establecimiento A Poutada, en la Avenida das Carolinas. Sucedió en torno a las 4.30 horas, cuando la central de alarmas alertó de la activación de un sensor. Para acceder al interior forzaron las cerradura y una vez en la tienda se dirigieron a la caja registradora, las oficinas y a otro mostrador, y se llevaron un botín de unos 200 euros. Se trata de un negocio al que entraron hace poco más de un mes con parecido modus operandi, lo que hace sospechar sobre su autoría, y en aquella ocasión se llevaron unos 2.000 euros y un equipo electrónico de navegación valorado en unos 1.500 euros.

La Policía Nacional volvió a detener a Alejandro G.R., “Jasapo”, de 23 años, investigado por el robo de botellas de licores del almacén del bar Retablo, del que también se llevó altavoces y una mesa de mezclas. Esta última fue encontrada en un garaje de la Rúa do Toxo, de la que se sustrajo una bicicleta BTT, que se localizó el miércoles en un negocio de segunda mano de Ribeira. Desde al comisaría, cuyos agentes descubrieron el robo al detectar que estaba rota la ventana de un tragaluz del almacén,  también atribuyen este último robo a “Jasapo”, que en próximas horas pasará a disposición judicial. Las pistas sobre este joven las dio él mismo cuando intentó vender las botellas de bebidas alcohólicas en un local de una familiar del gerente de negocio asaltado. Avisó a las fuerzas de seguridad y retuvo al caco hasta que llegaron los policías, pero huyó al detectar su presencia, aunque no llegó muy lejos pues poco después le dieron alcance y lo arrestaron. l