miércoles 20/1/21

Roban una cantidad superior a los 1.000 euros de la caja registradora de un céntrico restaurante

Un céntrico restaurante del casco urbano de A Pobra recibió en la madrugada de este jueves la visita de los ladrones, que se llevaron un botín que se calcula supera los 1.000 euros que había en el cajón de la registradora. Se trata de un negocio del que se omite el nombre.

Un céntrico restaurante del casco urbano de A Pobra recibió en la madrugada de este jueves la visita de los ladrones, que se llevaron un botín que se calcula supera los 1.000 euros que había en el cajón de la registradora. Se trata de un negocio del que se omite el nombre, por petición expresa de su gerente, y que en los dos años que llevaba funcionando no fue víctima de delitos de robo con fuerza. El hecho delictivo al que se hace referencia tuvo lugar en torno a las 5.00 horas cuando saltó la alarma y desde la central de dicho sistema de seguridad avisaron al propietario, quien acudió de inmediato, pero ya no había nadie en el interior del local. Se da la circunstancia de que 5 minutos antes de perpetrarse el robo una patrulla de la Guardia Civil pasó por el lugar comprobando que no había nada anormal.
No se descarta que los ladrones estuvieran pendientes de que no hubiera nadie en los alrededores que pudieran truncar sus planes y esperaron a que se marchase la Benemérita para entrar a robar. De todos modos, la acción delictiva fue muy rápida y, tras romper el cristal de una puerta trasera situada a en la primera planta de dicho restaurante -no ha trascendido como se encaramaron en esa parte del edificio- los cacos fueron directos a la caja que contenía el dinero y se la llevaron. En su huida les cayeron algunas monedas, que fueron localizadas por el servicio de limpieza viaria de A Pobra.
La Guardia Civil ya inició una investigación sobre este suceso del que tuvieron conocimiento algunos clientes de dicho negocio al comprobar que no podían atenderles como es costumbre, y también cuando se percataron de la presencia a primera hora de la mañana de agentes de la Benemérita para recoger pruebas y sacar fotografías del lugar del robo. Dueños y empleados de negocios situados en las proximidades expresaron su máxima preocupación ante la posibilidad de que el próximo objetivo de los ladrones puedan ser ellos, por lo que demandan más vigilancia.

Comentarios