martes 19.11.2019

Ruiz planteará a los vecinos de Bandourrío regular el tráfico de vehículos con lector de matrícula

El alcalde ribeirense prevé reunirse con los responsables de la asociación del barrio para valorar algunas mejoras

Ruiz consensuará con la asociación la regulación del tráfico con lectores de matrículas | Chechu Río
Ruiz consensuará con la asociación la regulación del tráfico con lectores de matrículas | Chechu Río

Las críticas por parte de la asociación de vecinos de Bandourrío por lo que consideran el abandono del barrio, así como el incumplimiento por parte del alcalde de las promesas que les hizo en varias reuniones, tuvo respuesta del mandatario. Manuel Ruiz anunció que tiene previsto reunirse con el presidente de ese colectivo para valorar medidas a adoptar, y en concreto ver la posibilidad de establecer una regulación del tráfico mediante lectores de matrículas en la Rúa Manzanares y otras del entorno que son eminentemente peatonales, para que no entren vehículos no autorizados. El regidor manifestó que es algo que quiere hablar y valorar con los máximos responsables de esta asociación.

El colectivo presidido por José Ramón Oujo indicó que les parece muy bien que Ruiz Rivas quiera volver a reunirse con ellos y que les proponga alguna solución en relación al deterioro del pavimento, con losas y adoquines rotos y levantados, una de las cuales provocó la caída de una vecina, que acudió al Concello para hablar de lo ocurrido. Fuentes municipales indicaron que las concejalas que la recibieron le dieron un trato respetuoso. El colectivo de Bandourrío espera que no sea ese el único asunto del que se hable en la reunión, pues tiene otras demandas, ya conocidas por el alcalde, para acabar con los problemas del barrio que, a su juicio, no terminan de solucionarse en calles como Manzanares, Perú,
Murillo, Cervantes, Cruceiro, Portugal y Escaleiras, en la Praza de Teruel y el Parque Pedra Pateira.

Este colectivo vecinal hace referencia a la falta de seguridad por robos y trapicheo y de vigilancia el fin de semana que se transforma en vandalismo -cristales rotos, buzones arrancados, canaletas pateadas, pintadas y meos y vómitos en las puertas-; casas abandonadas, que son nidos de ratas, focos de insalubridad y riesgo de desplome de muros y salientes; el mal estado general de las aceras con baldosas rotas, así como maleza y verdín, que invaden caminos; problemas de accesibilidad para personas con movilidad reducida y el preocupante estado del parque infantil. Respecto a este último, indica que pese a ser zona para la práctica del deporte, juego y paseos sólo tiene una fuente -no echa agua-, hay restos de cristales y peligros entre las dos zonas de juegos, farolas con acceso al cableado, aceras intermitentes y estrechas y carencia de pasos de peatones..

De la zona de juegos para los más pequeños denuncian su vallado roto y con verdín, rampas de acceso parcialmente obstruidas, juegos sucios y con pintura erosionada y óxido, las losas del pavimento de goma conglomerada están rotas, sueltas y mal colocadas, quedando huecos entre las piezas en los que se acumula todo tipo de basura. Y de la Rúa Romero Ortiz recuerdan que tiene dos zonas de estrechamiento sin señalizar la preferencia y que generan grandes atacos, además de que tiene aceras muy estrechas o inexistentes y el problema “cronificado” del aparcamiento en medio de la calle, en donde creen necesaria la acción policial disuasoria.

Comentarios