viernes 18.10.2019

La secretaria del pósito rianxeiro ratifica que el exvicepatrón se benefició en el pesaje de marisco

La secretaria de la Cofradía de Pescadores de Rianxo compareció ayer en el Juzgado Nº 1 de Padrón para ratificarse en el informe que emitió

Juan Bautista, a la derecha, y Baltasar Rodríguez, junto Rosa Quintana en una fiesta
Juan Bautista, a la derecha, y Baltasar Rodríguez, junto Rosa Quintana en una fiesta

La secretaria de la Cofradía de Pescadores de Rianxo compareció ayer en el Juzgado Nº 1 de Padrón para ratificarse en el informe que emitió y por el que desde el pósito se considera acreditado que el exvicepatrón, Juan Bautista Vicente, con la aquiescencia del expatrón mayor, Baltasar Rodríguez, se benefició económicamente en la campaña 2013-2014 de Libre Marisqueo en Os Lombos do Ulla, al desempeñar el cargo de asistente y controlador de los demás participantes en el plan de explotación. Esta comparecencia forma parte del procedimiento por la querella interpuesta por la actual directiva por la supuesta apropiación indebida de esos antiguos dirigentes y que fue admitida a trámite hace casi dos años y medio por el juzgado padronés.

La denuncia hacía referencia a que Juan Vicente Bautista y Baltasar Rodríguez, aprovechándose de sus cargos en el pósito, pudieron obtener cuantías económicas ilícitamente “al vender los excedentes de mariscos en la referida campaña de libre marisqueo, al venderlos en la lonja de Rianxo al margen de las normas impuestas por el Plan de Explotación y la Consellería do Mar, que únicamente establecía una retribución equivalente al importe diario de topes existentes”. Desde la Cofradía se apuntó que ciertos días, el vicepatrón facturaba el triple o cuadruple de los topes fijados para los participantes de la ría.
El informe de la secretaria señala que parte de las capturas que figuran como procedentes del buque “Perico”, de Bautista Vicente, entre octubre de 2013 y marzo de 2014 y la zona de extracción de Os Lombos do Ulla y O Bohido “tienen su origen en las demasías que se quedaba el investigado como remuneración por las tareas que éste realizaba de apoyo en el pesaje en los puntos de control habilitados”. Detalló que el total de ventas de ese barco ascendió a 15.698 euros, del que se estimaba que le correspondía a la tripulación -tres personas- 7.277 euros “y la parte procedente de las demasías que se atribuyen al investigado serían 8.421 euros, de los que corresponderían a topes de capturas 3.289 euros y el excedente vendido en lonja 5.133 euros”, subraya.
 

Comentarios