domingo 08.12.2019

Señalizan las piscinas naturales del río Pedras y pretenden que haya socorristas

El Concello pobrense acometió la señalización de los senderos de las piscinas naturales del río Pedras, así como del cauce fluvial Barbanza y del regato de San Xoán, con el doble objetivo de que los visitantes conozcan esa zona

Visitantes se detienen a leer las indicaciones del panel de las piscinas naturales | Chechu
Visitantes se detienen a leer las indicaciones del panel de las piscinas naturales | Chechu

El Concello pobrense acometió la señalización de los senderos de las piscinas naturales del río Pedras, así como del cauce fluvial Barbanza y del regato de San Xoán, con el doble objetivo de que los visitantes conozcan esa zona y sepan donde están y por razones de seguridad, que es la principal razón del proyecto. Respecto a esto último, en un panel de grandes dimensiones que se instaló en la zona de aparcamiento de Aldea Vella se puede ver una composición del lugar, se indican prohibiciones como tirar basura, hacer fuego o destruir el entorno, y se recomienda llevar calzado cómodo, pero no usar chanclas, y que quienes recorran esas rutas estén en buen estado de forma y no salir de los senderos, al igual que en caso de una incidencia se avise al 112, a la Policía Local (607 467 374) o a Protección Civil (636 485 078).
A los voluntarios de Protección Civil de A Pobra quiso agradecer el alcalde, Xosé Lois Piñeiro, que hicieran la propuesta de dicha señalización tras los accidentes registrado el año pasado. Precisó que participaron en el diseño de los carteles y su colocación al inicio de cada ruta para llegar a las distintas zonas de piscinas. “Incluso foron eles os que lles ensinaron os sendeiros que se poden percorrer e os puntos de maiores incidencias e riscos. Os coñecen mellor que ninguén”, precisó el mandatario. Este último agregó que las zonas peligrosas están bien remarcadas con colores amarillo y negro “para que sexan ben visibles”.
Piñeiro, acompañado de la edila de Turismo, Charo Varela, hizo hincapié en que la zona de las piscinas naturales tiene cierto peligro prácticamente en todas partes, “pois son superficies esbaradizas” y agregó que “non é un lugar onde se poda camiñar con tranquilidade, pero non ten risco se se vai cun pouco de prudencia, pero debe terse onde é necesario”. Insistió en que el de mayor riesgo es el sendero del regato de San Xoán, “onde poden producirse as caídas desde maior altitude e de máis gravidade, polo que a xente debe ter moito máis coidado”.
El alcalde indicó que siempre se le presta más atención a la s playas con socorristas, pero en A Pobra tienen las piscinas naturales en las que se registran incidencias más frecuentemente que en los arenales, en los que precisó que no hubo ninguna incidencia grave, aparte de atención de primeros auxilios. Xosé Lois Piñeiro manifestó que las piscinas naturales son un lugar que deben de tener en cuenta en este sentido, precisando que tras la elevada siniestralidad del 2017 ya valoraron la posibilidad de poner algún socorrista, al igual que cubrir más playas que las de Lombiña-Cabío. A Illa y A Barca, pero a deficiencia de aspirantes se lo impidió. “Se lográsemos contratar aos 14 que pretendiamos seguramente teríamos aquí algunha persoa de apoio nas piscinas naturais”. Espera que en 2019 tengan más suerte y puedan contar con personal de vigilancia y salvamento en esa zona.
Piñeiro reconoció la labor en los rescates de accidentados por los Bomberos de Ribeira y Boiro, al igual que Protección Civil, e hizo una mención especial para la Policía Local para indicar que recibieron algún corro de una persona de fuera solicitando que se le haga algún reconocimiento al agente que insistió varias veces para que se le trasladase en helicóptero, y que después dijeron desde el hospital que si no llega a hacerse así posiblemente no habría sobrevivido. l

Comentarios