domingo 22.09.2019

Suspenden el juicio contra la acusada de apuñalar a dos hombres por un móvil

La defensa y la acusación pidieron tiempo para pactar una indemnización a las víctimas y reducir la pena
La acusada durante la celebración del juicio que finalmente fue suspendido | TVG
La acusada durante la celebración del juicio que finalmente fue suspendido | TVG

El juicio contra una mujer acusada de apuñalar a dos personas en un bar de Ribeira el pasado 2 de agosto de 2018 por un conflicto por un teléfono móvil ha sido suspendido ayer en la sección sexta de la Audiencia Provincial de A Coruña, con sede en Santiago.

La defensa y la acusación han pedido al juez la suspensión temporal del juicio para poder alcanzar un acuerdo que permita incrementar la indemnización a las víctimas y reducir la pena impuesta a la acusada.

El magistrado ha aceptado la petición con la condición de que se presente un acuerdo antes de que termine el mes de septiembre. En caso contrario, el juicio se celebrará con normalidad “y no se volverán a tener consideraciones de este tipo”, afirmó.

El fiscal pedía para la acusada -que se encuentra en régimen de prisión provisional- una pena de catorce años y medio de prisión por un delito de tentativa de homicidio, uno de lesiones y otro de atentado contra la autoridad, así como indemnizar con 6.000 y 2.000 euros a las víctimas.

Los hechos, de acuerdo con el relato de la Fiscalía, tuvieron lugar alrededor de las 19.00 horas del 2 de agosto de 2018, cuando la acusada, M.V.M. se habría dirigido portando un cuchillo de cocina a un establecimiento hostelero situado en la Avenida de A Coruña con la intención de reclamar a A.G.T. que le devolviese un terminal móvil.

La acusada, quien ya había mantenido un altercado con A.G.T. -vecino de A Pobra do Caramiñal residente en Ribeira- para reclamarle un teléfono que le habría sustraído, comenzó a increparle por esta cuestión, ante lo que la novia de éste, SM.O.M., se interpuso entre ambos.

Fue entonces cuando la acusada le habría propinado una puñalada a SM, provocándole una herida de 1,5 centímetros en la región pre-esternal que requirió de tres puntos de sutura; acto seguido, habría asestado “con la intención de matar” dos puñaladas en la zona del hemotórax y del neumotórax derecho a A.G.T., quien fue ingresado en la UCI e intervenido quirúrgicamente.

Una patrulla de la Policía Nacional de Ribeira se desplazó al lugar de los hechos, donde la acusada mostró “una actitud amenazante y agresiva” mientras esgrimía su cuchillo; los agentes le habrían solicitado que depusiera su actitud hasta en cinco ocasiones, ante lo que habría dicho que “a mí no me importa lo que me hagáis, sólo quiero que me devuelva los dos móviles”.

Posteriormente, la acusada se habría abalanzado sobre los agentes, que se vieron obligados a desenfundar sus armas reglamentarias para poder reducirla y colocarle las esposas.

De este modo, el ministerio fiscal había solicitado para M.V.M. siete años de prisión por un delito de homicidio en grado de tentativa, cuatro años por un delito de lesiones y tres años y seis meses por un delito de atentado contra la autoridad, así como el pago de una indemnización de 6.000 euros a A.G.T. y de 2.000 euros a SM.O.M. En caso de alcanzar un acuerdo, el juicio -que estaba previsto que durase dos días- no se celebraría y se le podría aplicar a la acusada una circunstancia atenuante de reparación del daño. l

Comentarios