jueves 13/8/20

Una joven resulta herida grave al caerse en las piscinas naturales de A Pobra

La víctima, que se quejaba de la cadera derecha y no podía apoyar la pierna, fue evacuada finalmente por un helicóptero del Servidor de Gardacostas al Hospital do Barbanza
Imagen de archivo de un rescate realizado en agosto de 2018 de una mujer que también resultó herida al caerse en las piscinas naturales de A Pobra  | CHECHU RÍO
Imagen de archivo de un rescate realizado en agosto de 2018 de una mujer que también resultó herida al caerse en las piscinas naturales de A Pobra | CHECHU RÍO

Las piscinas naturales de A Pobra, que junto con las playas son uno de los principales atractivos turísticos de la localidad, fueron escenario de un nuevo accidente en el que una joven de A Coruña resbaló y cayó desde cierta altura -se calcula que fueron unos 15 metros-, a causa de lo que sufrió lesiones graves en la cadera derecha, por lo que no era capaz de apoyar esa pierna, aunque no se teme por su vida. Pasaban veinte minutos de las siete de esta tarde cuando se recibió un aviso de esa incidencia en unas piedras resbaladizas que se utilizan como toboganes en las pozas del río San Xoán, aunque los hechos en los que la muchacha recibió el golpe ya habían ocurrido aproximadamente una hora antes. Según parece, la víctima pensaba que lo que le ocurría no era tan grave y estaba dejando pasar el tiempo para que le pasasen los dolores que padecía.

En un primer momento se avisó a los servicios de emergencias en relación a una persona herida en un tobillo tras la caída que sufrió cuando se hallaba en la zona más alta de las piscinas naturales. Hasta el lugar se movilizaron las dotaciones de guardia de los parques de Bomberos de Ribeira y de Boiro, voluntarios de la agrupación de Protección Civil de A Pobra, patrullas de la Policía Local y Guardia Civil y una ambulancia de Urxencias Sanitarias-061 Galicia, así como personal sanitario. Poco después se pudo comprobar que las lesiones que sufría tenían que ver con la cadera derecha, posiblemente por una luxación, y se procedió a su inmovilización con collarín y se planteó introducirla en un colchón de vacío y subirla a una camilla para sacarla de allí por tierra. Sin embargo, se trataba de una labor compleja debido a la orografía del terreno y de los senderos en los que se le podría causar algún perjuicio todavía mayor a la víctima durante los 45 minutos de bajada.

Por ese motivo, para poder rescatarla con totales garantías de seguridad, se avisó al helicóptero "Pesca I" del Servizo de Gardacostas de Galicia, con base en el aeropuerto de Vigo, que llegó a la altura de las pozas de San Xoán en torno a las nueve de la noche, pues se encontraba atendiendo otro servicio similar en otra zona. Su tripulación fue la que la recogió en una cesta de rescate, para luego introducirla en la aeronave, en la que procedió a sacarla de ese lugar y así, en torno a las nueve y media de la noche, procedió a su evacuación al Hospital do Barbanza.

Fuentes municipales indicaron que los vehículos de emergencias tuvieron muchos problemas para acceder al lugar debido a que se lo impedían vehículos de particulares que acudieron a disfrutar de esa zona y no respetaron la señalización respecto al aparcamiento. Como se trata de una carretera de titularidad de la Diputación Provincial de A Coruña, se avisó al a Guardia Civil de Tráfico para que se encargase de solucionar la situación y retirar los vehículos que molestaban e infringían las indicaciones de las señales de prohibición de estacionamiento. Algunos propietarios de esos coches los sacaron ellos mismos pues se encontraban allí mismo.

Comentarios