viernes 28.02.2020

Un ladrón revienta la tragaperras de un restaurante de Aguiño con un hacha y se lleva la recaudación

Después de unos días en los que parecía estar todo bastante tranquilo en cuanto a robos y no se tenía noticias de los amigos de lo ajeno en cuanto a sustracciones en establecimientos hosteleros, a los que acceden atraídos por las tragaperras

la máquina tragaperras de o carreiro quedó destrozada	chechu río
la máquina tragaperras de o carreiro quedó destrozada chechu río

Después de unos días en los que parecía estar todo bastante tranquilo en cuanto a robos y no se tenía noticias de los amigos de lo ajeno en cuanto a sustracciones en establecimientos hosteleros, a los que acceden atraídos por las tragaperras, en la madrugada del viernes se registró una nueva incidencia, esta vez en el restaurante O Carreiro, de Aguiño. Fue en torno a las siete menos cuarto desde la central de alarmas avisaron a la persona que regenta este negocio desde hace ocho meses, Alejandro Rivademar, de que estaba sonando ese dispositivo, por lo que este último acudió de inmediato junto a una patrulla de la Policía Nacional.

Nada más llegar se encontraron con un panorama desolador, muy parecido al que registrado hace casi un mes en el bar Dominium, en Bandourrío, con la citada máquina destrozada con un machete, y los cajetines del dinero vacíos por el suelo. En esta ocasión, el caco se dejó tirados algún billete y monedas, pero se calcula que pudo hacerse con un botín de unos 800 euros, a falta de la confirmación cuando le pasen los contadores. El ladrón accedió al establecimiento aguiñense por una ventana trasera, que fue palanqueada. En un momento dado del robo, también reventó la alarma, pero no logró evitar que saltase y se movilizase a los agentes de seguridad y al propietario del restaurante, pero no pudieron pillarlo in fraganti.

Una vez dentro del restaurante, el ladrón se dirigió a la caja registradora que se encontró abierta y vacía, pero a la que le propinó, posiblemente por frustración, un fuerte golpe que la desplazó de su lugar. Con el machete en la mano, golpeó repetidamente el lateral de la tragaperras donde están las cerraduras hasta que consiguió abrirla por completo y acceder a los cajetines donde se deposita el dinero de los premios y de la recaudación para llevárselo como botín y huir antes de ser descubierto. Se sospecha que pudo escapar de forma apresurada, al dejarse dinero tirado por el suelo del local, además del machete usado.

Al cierre de esta edición, el gerente del restaurante O Carreiro estaba a la espera de que desde la central de alarmas le enviasen las imágenes que grabaron las cámaras de seguridad, en las que se observa que es una sola persona encapuchada la que entra en el negocio, para luego remitírselas a la Policía Local, que también envió a su equipo de la científica a recoger huellas.

Este no fue el único robo registrado esa noche, pues en una vivienda de la zona se llevaron tres machetes, varios pares de zapatos y otros objetos. Se sospecha que pudo tratarse de la misma persona y que uno de los machetes sustraídos en ese domicilio pudo ser utilizado para reventar la máquina tragaperras del restaurante O Carreiro.

Comentarios