martes 16.07.2019

Vecinos de Abesadas y Cubeliños se indignan con la prohibición de paso por un vial que evita atascos

La Policía Local tomó esa decisión por razón de seguridad al creer que es zona peligrosa

La prohibición de paso por un vial entre la rotonda de A Poutada y la P-7305 causó malestar
La prohibición de paso por un vial entre la rotonda de A Poutada y la P-7305 causó malestar

Residentes en los barrios ribeirenses de Abesadas y Cubeliños expresaron su indignación por la instalación hace unas semanas de una señal de prohibido el paso en un pequeño tramo viario que va desde la conocida como rotonda de A Poutada en dirección hacia la Rúa Alcalde Fernández Bermúdez. Su malestar va dirigido hacia los responsables de la regulación del tráfico rodado en la capital barbanzana, pues señalan que  esa era una “buena alternativa” para evitar los atascos que  se registran, sobre todo en horas punta, en la Rúa Xosé Ramón Barreiro debido al embudo que se forma en la popularmente conocida como glorieta de la Sirena. 


Los afectados señalan que en lugar de buscar una medida para darle fluidez a la circulación rodada en esa zona, donde confluyen las calles Rosalía de Castro, Alcalde Fernández Bermúdez, Estatuto y Xosé Ramón Barreiro, “con atascos sobre todo en la horas de entrada y salida de los colegios de Frións, Bayón y Galaxia, lo que hacen es prohibir el acceso en un pequeño tramo que, hasta que se estableció la prohibición de paso, era utilizado por muchos conductores para evitar la congestión del tráfico que presenta la Rúa Xosé Ramón Barreiro”, indicaron. Además, bajo su punto de vista, en ese pequeño tramo viario por el que ahora está prohibida la circulación en dirección “hay más visibilidad que en el acceso desde la Rúa Xosé Ramón Barreiro a la rotonda, donde también hay una curva de escasa visibilidad, resultando una salida peligrosa”. Los residentes al Concello que retire la señal de prohibición de ese pequeño tramo o que busque soluciones para la descongestión del tráfico en la rotonda de la Sirena.


La Policía Local ribeirense indica que se decidió reordenar el tráfico en ese punto tras elaborar un informe sobre la peligrosidad existente en la intersección que había entre ese estrecho vial de 20 metros de largo y la travesía de la carretera DP-7305 (Rúa Alcalde Fernández Bermúdez). Precisó que se sitúa entre dos curvas próximas entre si y de poca visibilidad, donde se registraron accidentes. Y precisó que hasta que se dotó a ese tramo de aceras, la circulación era en dos sentidos, pero que la actual estrechez del mismo impide que se mantenga, decantándose por la que va de la DP-7305 a la rotonda de A Poutada. 


Esas mismas fuentes indicaron que la situación peligrosa que se generaba era objeto de quejas por parte de usuarios de la vía, que señalaban que se producían momentos de apuro para los que circulan por la DP-7305 al verse sorprendidos cuando se incorporaba un vehículo desde el pequeño vial, en cuya salida había un cambio de rasante pronunciado que dificultaba o ralentizaba dicha incorporación. La alternativa que les dan a los que quieren evitar el embotellamiento que se produce al bajar por Xosé Ramón Barreiro pasa por ir por la Avenida da Constitución y acceder por la Rúa Estatuto a la rotonda de la Sirena, donde confluyen todos, incluidos los que hasta hace poco salían por el estrecho vial.

Comentarios