jueves 09.04.2020

Vecinos del camino de Xesto, en Boiro, lamentan que el Concello no repare un muro que se derriba

Los trabajos realizados hasta ahora por los operarios consistieron en limpiar el camino
Los trabajos realizados hasta ahora por los operarios consistieron en limpiar el camino

Los vecinos del camino de Xesto, que une el lugar de Esteiro con el de Cariño, en la parroquia boirense de Santa María do Castro, llevan más de 8 años reivindicando el arreglo de la única vía de acceso a sus casas, como recordaron hace una semana. Después de tanto luchar, el pasado lunes comprobaron como las máquinas accedían al vial para proceder a su limpieza, pero sus ánimos decayeron cuando, según indicaron, responsables del Ayuntamiento les dijeron que lo único que se iba a ejecutar era el desbroce y posterior asfaltado. Esos residentes lamentan que “o Concello non se comprometa a arranxar o muro de máis de 86 metros que sostén o camiño polo que día a día temos que pasar cos seus vehículos e que presenta profundas fendas e está derrubado por zonas, poñendo en grave risco á seguridade dos veciños”, indicó uno de ellos, Francisco Javier Noya.

También se supo que algunas personas tuvieron la oportunidad de hablar in situ con técnicos municipales, “que pese a que puideron ver o lamentable estado no que se atopa o vial, manifestaron que non está incluído no proxecto e que se vai estudiar si se arranxa ou non”,  precisaron algunos vecinos. Por lo tanto, los usuarios de ese camino temen que una vez se ejecute el asfaltado “volverá a caer no esquecemento o arranxo do muro e deixarán que se derrube totalmente co grave perxuízo para as casas e fincas do lugar”. Ante esa situación, temen que una vez se realice el asfaltado se deje el resto “a medias” y que en el invierno “no que chove arreo por moito que a esta terra lle chamen ‘Galifornia’, o muro non vaia resistir, pois está suxeito con hedras”. 

Una vecina indicó que tuvo oportunidad de hablar con el alcalde y que éste se comprometió por vía telefónica a dejar la obra completamente ejecutada y en perfecto estado “como se executa todo o que eu fago”,  según señaló que le había manifestado el propio alcalde. Sin embargo, los técnicos municipales le indicaron que non son conocedores de ese compromiso, lo que no ha hecho más que incrementar la preocupación “por outros tantos anos de abandono”. Francisco Javier Noya agregó que si tampoco se construye una red de recogida de aguas pluviales, como parece ser que sucede con el proyecto elaborado y adjudicado, el problema de inundaciones lo van a seguir teniendo, pues además de acumularse y estancarse en el vial, también va a anegar fincas hacia las que tiene caída natural dicho camino, causando perjuicios a todos los vecinos. Esperan que si no se lo arregla el actual Ejecutivo local en funciones sean los que entren a partir del 15 de junio quienes lo hagan. l

Comentarios