Jueves 21.03.2019

Vecinos de Cimadevila recurren a ecologistas para determinar si la escombrera causa contaminación

Consideran que los responsables del vertedero intentan un juego de trileros al poner carteles

Los vecinos califican de burla la colocación de carteles de “prohibido echar escombro”
Los vecinos califican de burla la colocación de carteles de “prohibido echar escombro”

Vecinos de la Rúa Cimadevila, en el caco urbano boirense han decidido contactar con asociaciones ecologistas para contrarrestar lo que califican los “poderes del capital que silencian las administraciones públicas regidas por los partidos políticos” en la situación generada por la existencia en una parcela situada entre un taller mecánico y un bazar de un vertedero de residuos de las construcción y demolición que aseguran es ilegal. Tras denunciar la posible contaminación de las aguas subterráneas causada por el depósito de esos escombros al entrar en contacto con las lluvias recientes, indicaron que les han solicitado el kit de análisis físico-químico básico para los ríos y, que aunque sean inexpertos en su manejo, están seguros que aprenderán a manejarlo para analizar esas agua y las del río Breiro para determinar su grado de contaminación.
Los denunciantes aseguran sentirse asombrados ante “tanta desidia da Administración local, que es la más próxima al ciudadano y al problema que xenera un particular ao resto de Boiro, pola exaltación do seu ego de que eu fago o que quero, e que nos contamina a todos. E o alcalde axeónllase ante o temor que lle ten coa súa inacción”, afirman esos residentes. Pese a esa actitud, estos afectados señalan que hay una máxima de Platón en la Antigua Grecia que decía que “as boas persoas non necesitan leis para dicirlles que deben actuar con responsabilidade, mentres que as persoas malas atoparon un camiño para saltarse as leis”, que creen que aún perdura en la actualidad.
Estos vecinos también se refieren a las leyes de ámbito nacional, autonómico y municipal sobre lo que no se puede acumular elementos contaminantes en las cuencas o terrenos que alimentan de agua pluvial a los arroyos de los ríos por el gran riesgo de esparcir esa contaminación por el agua a los pozos, cultivos, animales domésticos o mascotas y bivalvos en la playa. Agregan que si se consiente todo eso “os que acabaremos por contaminarnos seremos nos mesmos porque somos un  60% de auga en edad adulta e un 75% de auga ao nacer”. Esta concienciación es la que aseguran les ha llevado a los vecinos de la zona a hacer valer la Ley de Aguas, por la que queda prohibida toda actividad susceptible de provocar la contaminación o degradación del dominio público hidráulico y, en particular, acumular residuos sólidos, escombros o sustancias, cualquiera que sea su naturaleza y el lugar en que se depositen, que constituyan o puedan constituir un peligro de contaminación de las aguas o de degradación de su entorno.
Atendiendo a lo que establece la legislación vigente en la materia, los residentes han enviado una comunicación de detección de vertidos y afecciones a la calidad de las aguas de la Demarcación Hidrográfica Galicia-Costa por su “carácter continuado”. Además, les ha enfadado enormemente que el responsable de esa finca haya puesto unos carteles, después de que este periódico haya publicado sus denuncias, en los que se puede leer “prohibido echar escombro”. Consideran que se trata de una “burla” ante los vecinos y que intenta engañarles. Y muchos apuntan que intenta un juego de trileros en el que “no es lo que es, sino que quiere que parezca otra cosa”, subrayaron.

Comentarios