miércoles 30/9/20

RIVEIRA - El vertido de fecales a unas bateas al romper el emisario le costará al Concello 203.000 euros

El Concello de Riveira fue condenado a indemnizar con 202.965 euros a los dueños del polígono de bateas Riveira C por los vertidos de aguas fecales que causó en 2007 la rotura de un emisario submarino que provocó pérdidas en su producción y una merma en sus ingresos del 33% al no poder vender mejillones en fresco y tener que destinarlo a transformación conservera.

El Concello debe hacer frente a una indemnización de 203.000 euros CHECHU
El Concello debe hacer frente a una indemnización de 203.000 euros CHECHU

El Concello de Riveira fue condenado a indemnizar con 202.965 euros a los dueños del polígono de bateas Riveira C por los vertidos de aguas fecales que causó en 2007 la rotura de un emisario submarino que provocó pérdidas en su producción y una merma en sus ingresos del 33% al no poder vender mejillones en fresco y tener que destinarlo a transformación conservera. Así dictó la sección tercera de la sala de lo contencioso-administrativo del Tribunal Superior de Xustiza de Galicia (TSXG) en una sentencia de finales de abril, que ayer difundió Europa Press, que declara la responsabilidad patrimonial del Concello riveirense en este caso. Ese vivero flotante pasó de ser de tipo B, en el que se permite la comercialización en fresco, a ser catalogado de tipo C, que necesita depuración durante días para ser vendido en conserva.
La sentencia estima parcialmente el recurso contencioso-administrativo de la defensa, ya que los afectados pedían una indemnización de más de medio millón de euros. Así, en un auto del 6 de junio, posterior a la sentencia, se fijan las cantidades definitivas a indemnizar, debiendo abonar el Concello 13.531 euros a cada uno de los propietarios de las 15 bateas afectadas, mientras que aquellos que tengan el 50% de la titularidad recibirán 6.765 euros. Asimismo, se desestima que el ente público Augas de Galicia, dependiente de la Xunta de Galicia, sea responsable.
Los hechos que motivan esta sentencia se remontan a julio de 2007 cuando los bateeiros detectaron aguas residuales que afectaban a su producción, provenientes de la rotura del emisario submarino de la decantadora de Punta Touro a escasos 1.200 metros de las bateas, con “una carga contaminante” de bacteria E.Coli y de origen fecal, tal y como confirmaron los análisis del Instituto Tecnolóxico para o Control do Medio Mariño (Intecmar). En concreto, se computó que el vertido de aguas residuales era de un volumen de 15 millones de litros diarios en “unas condiciones muy pobres de depuración”.
La reacción del Ejecutivo local no se ha hecho esperar al indicar que el Concello tiene concesionado el servicio de saneamiento y que hubo una rotura del emisario en la que la Administración local no tuvo participación. “Respectamos a sentenza, pero xa foron tomadas as medidas oportunas para solucionar o problema, cun novo emisario e estación depuradora, polo que este tipo de episodios non se deberan volver a repetir”, puntualizaron.

Comentarios