miércoles 27.05.2020

Xunta y Concello impulsan integrar el vial AC-305 con el núcleo de Palmeira

La intervención, cuya primera fase tendrá más de dos millones de inversión, reducirá la velocidad a 30 Km/h

Rodríguez, Ruiz y Vázquez presentaron el proyecto para integrar la AC-305 en Palmeira
Rodríguez, Ruiz y Vázquez presentaron el proyecto para integrar la AC-305 en Palmeira

La conselleira de Infraestruturas e Mobilidade, Ethel Vázquez, el alcalde de Ribeira, Manuel Ruiz, y el arquitecto de la Fundación RIA (Rede de Innovación Arousa), Manuel Rodríguez, presentaron ayer el proyecto de integración de la carretera AC-305 en Palmeira, para intentar recuperar su “identidade urbana e humanizar esta contorna”. Vázquez Mourelle destacó que la Xunta estudió esta actuación estratégica, cuya primera fase contará con más de dos millones de euros de inversión, cuya financiación correrá a partes iguales entre las administraciones autonómica y local, y que avanzará con la contratación de la redacción del proyecto constructivo y la firma de un convenio entre ambas partes antes del verano.

Ethel Vázquez explicó que la Autovía do Barbanza, que acaba de cumplir una década desde su apertura, es una alternativa para la movilidad supramunicipal, “pois canaliza o tráfico de longo percorrido e libera de vehículos a estrada autonómica”. En este sentido, precisó que conviene aprovechar esta oportunidad de adaptar la configuración del vial comarcal a la realidad de los núcleos que, como Palmeira, llega a ser una vía completamente integrada en el tejido urbano de esa zona, al igual que A Pobra, Escarabote o Taragoña. La conselleira indicó que es necesario trabajar siempre de la mano de los concellos y, en este caso, de la Fundación RIA, capitaneada por el arquitecto David Chipperfield, convertido en un vecino más y conocedor del territorio.
Manuel Rodríguez detalló que la Fundación RIA desarrolló un estudio para mejorar la integración urbana de la AC-305 a su paso por Palmeira por encargo de la Axencia Galega de Infraestruturas. El proyecto consta de una estrategia clara, cuyos objetivos pasan por garantizar la seguridad de peatones y conductores, a través de la minoración de la velocidad de 50 a 30 kilómetros por hora, que sólo influye en un minuto y 8 segundos, y fortalecer el carácter de vía lenta, mediante medidas concretas como la reducción del ancho del carril, la plataforma única, aceras accesibles y arbolado, que indiquen que se están en un núcleo urbano, reforzando la idea de un tramo de vía lenta, y las continuidades transversales entre ambos lados en puntos de conflicto o cruces. Añadió que hay muchos bajos que no tienen actividad comercial pero que podrían tenerla en esas nuevas condiciones. Y dijo que se pretenden crear estancias con bancos y sombras que favorezcan la relación vecinal.

Este arquitecto hizo hincapié en que esta intervención prioriza la movilidad peatonal, reforzando la identidad urbana, recuperando su imagen inicial de principios del siglo pasado con un espacio social público de relación humana y comercial, con la extensión de aceras y arbolado, entre otros elementos, en contra de la que tiene actualmente de degradación y de ser una infraestructura de tráfico que conecta núcleos. Añadió la importancia que tiene el diseño integral de la calle, mejorando el espacio público con la ejecución de rampas, pavimentado, paradas de autobús y aparcamientos. Y añadió que también se cree necesario eliminar tendido eléctricos y postes, que impiden la accesibilidad, y canalizarlas bajo tierra. También dijo que hay muros, vallas y otros más propios de autovía que de un vial cuya velocidad sea 30 kilómetros por hora. También hizo referencia a la alta siniestralidad de ese tramo de dos kilómetros, en el que tienen reportados 24 accidentes en los últimos años, uno de ellos con un fallecido.

Comentarios