• Martes, 25 de Septiembre de 2018

Esta es la historia de la Primitiva, de los inicios a la actualidad

La Lotería que conocemos hoy en día ha recorrido un largo camino, pasando por cambios, distintos precios y hasta llegaron a suprimirla.

Esta es la historia de la Primitiva, de los inicios a la actualidad
Man-Winning-by-Westend61-GettyImages-548008621-56a1c3195f9b58b7d0c25aec
Man-Winning-by-Westend61-GettyImages-548008621-56a1c3195f9b58b7d0c25aec

La Lotería Primitiva fue una proposición de Don Leopoldo de Gregorio, conocido como Marqués de Esquilache y quien fue Ministro de Hacienda. Se creó durante el Gobierno de Carlos III, con el fin de obtener más dinero para las arcas del Estado sin subir impuestos ni crearlos.

El diez de diciembre de 1763 tuvo lugar el primer sorteo de la Primitiva, muy parecido a los actuales. La recaudación fue de 187.500 reales, de los cuales el 75% iría destinado a premios, y el 25% al Estado. En esa época, la Lotería se conocía como “Lotería por números”.

¿Desde cuándo se conoce a este juego como “Lotería Primitiva”?

Aproximadamente medio siglo después, concretamente en el año 1812, se creó un nuevo tipo de lotería. Su principal novedad era que los boletos tenían un número impreso ya, y esta nueva variante se daría a conocer como “Lotería Moderna”. Esta es el origen de la actual Lotería Nacional.

A su vez, la “Lotería por números” cambió de nombre, y pasó a denominarse tal como se conoce hoy día, es decir, Lotería Primitiva. Esta se continuó jugando hasta que en el año 1862, el Gobierno decidiera suprimirla.

En 1985, vuelve al fin este sorteo en España

Pasado más de un siglo, en 1985, la Lotería Primitiva se volvió a celebrar por Orden Ministerial, según Real Decreto 1360/1985 de 1 de agosto, publicado en el BOE de 7 de agosto de 1985. Ya en esta nueva etapa, el primer sorteo tendría lugar el 17 de octubre de 1985, con una gran recaudación y en la que las ventas fueron de 473.213.425 pesetas. Desde entonces, la Primitiva se juega cada jueves. En un principio, el coste de cada boleto era de 25 pesetas.

En esta época, los primeros boletos ganadores salieron durante el cuarto sorteo, en noviembre de 1985. Tres acertantes de máxima categoría ganaron 66 millones de pesetas cada uno. Fue en ese mismo mes cuando la Primitiva repartió de nuevo otro premio millonario entre tres acertantes, que ganaron 125 millones de pesetas cada uno de ellos.

La primera subida en el precio de la Primitiva tuvo lugar en 1986

Unos meses después, en julio de 1986, y gracias a la gran popularidad que había alcanzado este sorteo, se incrementó el precio de las apuestas a 50 pesetas. De esta manera, los premios aumentarían también de forma más que considerable. En noviembre de ese año hubo al fin un único acertante de un gran premio, que ganó 80 millones de pesetas.

El precio de la Primitiva subió de nuevo, esta vez a 100 pesetas, en 1988. En mayo de 1989 se incorporó otro día más de sorteo, surgiendo así la Primitiva del sábado. De esta manera aparecería el “boleto marrón”, que permitiría a los jugadores apostar a los dos sorteos que se celebraban cada semana. Llegado ya el siglo XXI, en el año 2000, aumentaría a 150 pesetas el precio de jugar a la Primitiva. Cuando entró la moneda europea en España, dicho precio pasó a ser de un euro.

En 2005, la Primitiva cumple 20 años

Unos años después, en 2005, la Primitiva celebraba su vigésimo aniversario. Con motivo de lo cual, se emitió un sorteo especial que condujeron Concha Velasco y Jorge Fernández. A día de hoy, el mayor premio que se ha repartido en la historia de la Primitiva se entregó el 15 de octubre de 2015. En esa ocasión, un único acertante de Barcelona ganó la friolera de más de 101 millones de euros.

Pero la última gran novedad en la Lotería Primitiva surgiría a partir del sorteo del 15 de octubre de 2010, cuando se añadió que si un sorteo no tenía acertantes de primera categoría, el fondo de esta se debía asignar automáticamente, y de forma continuada, al fondo de primera categoría del siguiente sorteo.

La “categoría especial” se juega desde 2012

Desde el 8 de noviembre de 2012, y a fin de ofrecer botes de cuantía mayor, entró en vigor un cambio a la hora de asignar los premios de la Primitiva. A través de esta reforma se incluía una nueva categoría denominada “categoría especial”, y que se obtiene sumando los seis números de la combinación ganadora y el reintegro.

No todo el mundo tiene claro lo que debe hacer para no recibir ninguna sanción fiscal en caso de ganar un premio. Pues bien, antes que nada hay que tener presente que el premio está libre de impuestos cuando se recibe, si bien es obligatorio declararlo en el Impuesto de la Renta del año siguiente, tributando por el incremento del patrimonio.

Por otro lado, lo que se adquiera con el dinero ganado, así como los intereses que genere este capital en una entidad bancaria, se debe declarar también, abonando la cantidad correspondiente en el Impuesto de la Renta. Es muy importante recordar que hay un plazo de tres meses para reclamar el premio.