domingo 17.11.2019

La revolución financiera de los créditos en línea: dinero fácil y al momento

Pedir préstamos por internet se ha convertido en la nueva forma de esquivar los problemas de dinero.

creditoc
creditoc

Puede parecer un sueño, pero es una realidad. En el presente, tienes la opción de conseguir un ingreso de dinero extra a través de préstamos sin nomina y sin aval. Ya no es necesario que acudas a oficinas bancarias en busca de firmar un contrato que te garantice la obtención del dinero, no tienes que pasar horas esperando en colas y concertando reuniones. Ahora todo es mucho más fácil.

Y lo es gracias tanto a los bancos como a las financieras, que han decidido que ya es el momento de facilitarlo todo al consumidor para que no tenga tantas complicaciones. El gran detonante ha sido internet, junto con los smartphones. La red de redes ahora permite solicitar créditos al momento, sin perder tiempo y sin tener que complicarte buscando y recopilando documentación. Todo fácil, sencillo y, sobre todo, rápido.

Puedes disponer de préstamos inmediatos con suma facilidad, y seguridad, gracias a cómo funcionan los nuevos sistemas de solicitud. Antes, como ya hemos explicado, había que acudir a un banco, concertar una cita y, por supuesto, aportar documentos que garantizaran a la entidad que se podría responder devolviendo el dinero solicitado. Ahora todo eso ha quedado en el olvido por completo.

El proceso actual es tan simple como coger un teléfono móvil, abrir un navegador web, entrar en la página de la financiera o el banco y, posteriormente, indicar el importe que se desea y el tiempo en el que se va a devolver. En minutos o incluso segundos se puede disponer del dinero solicitado, sin nada más que la obligación de devolverlo en los plazos estipulados.

Créditos en línea: de las oficinas a las webs

Esta situación es algo que se ha hecho de notar en cualquiera de los posibles tipos de préstamo que se pidan a través de internet. Tanto los créditos personales como los rápidos o incluso los microcréditos online ahora se pueden solicitar de esta forma tan sencilla, sin necesidad de que el consumidor aporte datos de su cuenta bancaria ni nada por el estilo.

Estas facilidades traen también dudas, sobre todos en lo referente a la protección de los datos del consumidor. Que las plataformas tengan acceso al momento a esta clase de información es algo que hace a muchos pensar que el sistema puede no ser del todo seguro, y es que se ofrecen datos bancarios sin darlos de forma explícita.

Las webs de estas empresas disponen de sistemas que se encargan de, a través de la autorización previa y de la introducción de ciertos datos simples, recopilar la información del usuario que la entidad necesita para poder determinar si puede conceder o no el préstamo. Normalmente, solo se recogen datos sobre el balance de la cuenta para poder tomar esta determinación.

Hay ocasiones puntuales en las que sí es cierto que el usuario debe aportar algún dato adicional, dado que estos sistemas no tienen acceso completo a su información bancaria. Aquellos que figuren en listados de ASNEF, generalmente deben proporcionar una nómina o cualquier documento que aclare que reciben ingresos de forma periódica y que, por lo tanto, no hay riesgo de impago.

Pero, como hemos mencionado, esto son solo situaciones puntuales. El panorama actual de los créditos online es tan sencillo como seguro, ya que no pone trabas ni pide realizar procedimientos complicados y, al mismo tiempo, garantiza la total protección del consumidor y, sobre todo, de sus datos personales.

Gracias a todo esto, los problemas de dinero que antes podían asfixiar a cualquier hogar ahora son solo baches temporales que se pueden solventar con cierta facilidad. Es cierto que tras cada préstamo siempre hay un gran grado de compromiso, pero es algo que no se puede evitar cuando se pide dinero.

Por suerte, incluso en ese campo estos préstamos ofrecen algo diferente a lo habitual. La flexibilidad es algo que los caracteriza muchísimo, y queda más que patente al ver que la inmensa mayoría de financieras ofrecen prórrogas en caso del impago de algún plazo. Son conscientes de que los clientes pueden tener alguna complicación que les impida pagar y, por eso, dan cierto margen de maniobra para evitar problemas.

Este nuevo tipo de préstamos, que en realidad son los de siempre, solo con más facilidades y disponibles a través de otros medios, están consiguiendo democratizar el acceso a su dinero. Los problemas económicos ahora tienen más soluciones que antaño o, por lo menos, ahora estas son mucho más accesibles para cualquiera.

Se ahorra tiempo, se ahorran complicaciones y, en ocasiones, incluso se ahorra dinero. Triple ahorro para una fórmula que lleva años aplicándose para revolucionar por completo el panorama de los préstamos, y lo cierto es que lo está consiguiendo con bastante soltura.

Comentarios