miércoles 19.02.2020

El Arosa se come el turrón cuarto y cargado de crédito

Ganó en Carballo al Bergantiños en una exhibición de pegada. Jorge Sáez marcó a su exequipo, Róber, titular ayer, hizo el segundo y Pedro Beda el de la sentencia
Jorge Sáez abre el marcador a a pase de Róber y yéndose de Toni | juan acha /  dxt campeón
Jorge Sáez abre el marcador a a pase de Róber y yéndose de Toni | juan acha / dxt campeón

El Arosa despidió el año a lo grande al ganar en As Eiroas al Bergantiños por 1-3. La diferencia la marcó la pegada de unos y otros, que explica perfectamente sus opuestas dinámicas.  El equipo de Rafa Sáez se va al parón navideño instalado en el cuarto puesto tras una segunda victoria consecutiva en otra actuación muy seria. 

Marcó el tridente ofensivo formado por Jorge Sáez, que no tuvo piedad de sus excompañeros,  Róber, titular con el juvenil Raúl en la grada porque faltó a varios entrenamientos debido a un viaje de estudios,  y Pedro Beda, que se lo dedicó a sus padres llegados desde Brasil para las Navidades y además estrelló un balón en la madera en lo que hubiera sido un golazo.

El triunfo se cimentó en la calidad y eficacia ofensiva  y en el trabajo defensivo, con Manu Táboas como protagonista al rehacerse al error que provocó el 1-1 con varias paradas de mucho mérito en la segunda parte. Y es que el Arosa fue mentalmente mejor en las áreas que su rival, que al contrario de lo que cabría esperar no pagó el desgaste físico realizado el miércoles en Copa del Rey con el Sevilla.

De inicio el Bergantiños propuso juego directo y atacar los espacios a partir de algún error del Arosa en un campo sintético donde combinar es complicado. En los primeros veinte minutos las precauciones locales le sirvieron para tener atado en corto al Arosa. Pero el equipo de Rafa Sáez fue letal en la primera que tuvo. En el minuto 21 en un córner a favor del Bergantiños, el Arosa armó la contra que supuso el 0-1. Pedro Beda, ques un dolor de muelas para cualquier central jugando de espaldas,  ganó el despeje en mitad de cancha y la dejó de cara para Róber, que condujo por el centro y habilitó a Jorge Sáez en banda izquierda. El madrileño se fue de Toni con su control orientado y marcó con la zurda abajo cruzando ante Cristopher. Sáez no lo celebró por respeto al que fue su equipo los tres últimos años.

Justo después del gol el Bergantiños tuvo el empate, en un buen pase interior que metió Yelco, el mejor sin duda de su equipo, en área sobre Duque, cuyo remate sacó con el pie Manu Táboas en el punto de penalti. El Bergan reaccionó bien al mazazo y generó otra ocasión. Cano encontró espacio para correr en banda izquierda y cedió atrás, Yelco remató y el balón acabó en córner.  A la tercera fue la vencida de los locales, en un error de Manu Táboas en el saque de esquina lanzado por Aarón. El portero del Arosa midió mal y se le escapó el balón cuando trataba de atraparlo en su estirada vertical, Cano en área pequeña solo tuvo que empujar a placer. 

La última palabra antes del descanso la tuvo el Arosa, que logró el 1-2 en el minuto 42. Fue en una acción larga en la que movió bien el balón y que acabó con un pase atrás de Pedro García, rematado por Manu Rodríguez y desviado a gol por Róber en área pequeña. El 1-2 fue muy protestado por los locales, sobre todo por el portero Cristopher, al entender que el delantero de Porriño estaba en fuera de juego.

La diferencia ayer entre ambos equipos estuvo en la efectividad. Algo que quedó constatado al inicio de la segunda parte, en la que el Bergantiños tuvo el empate en un conducción de Duque por el centro, sin que ningún rival le saliese al paso, habilitando a Rivera en el borde del área, cuyo disparo con rosca despejó Manu Táboas. 

Salió más incisivo el Bergan, pero el que golpeó otra vez fue el Arosa. En una acción larga que inició Cotilla en la izquierda y acabó en la derecha con un centro del otro lateral,  Adrián Gómez, que tocó en un rival y cayó del cielo en parábola, el brasileño Pedro Beda lo remató de cabeza en área girando muy bien su cuello. Solo unos minutos después el delantero formado en Flamengo tuvo el 1-4 en un disparo potente desde la frontal que se estrelló en el poste en una jugada que nació en una pérdida de balón cerca del área del central local Marcos.

El Bergan, pese a verse por debajo, no bajó los brazos en ningún momento y obligó al Arosa a emplearse en tareas defensivas casi exclusivamente. Manu Táboas estuvo sensacional. Sacó una buena mano a disparo abajo de Duque e hizo otra parada en vuelo acrobático a disparo de Marcos. El Bergantiños dominó el último tercio, ya echando el balón al piso y moviéndolo bien, con Yelco en la mediapunta acaparando atenciones.

A los locales les faltó acertar con alguna de sus llegadas para poder meterse en el partido, mientras el Arosa se quedó con diez por una rigurosa expulsión por doble amarilla a Pedro García por dos faltas leves. Un  disparo de Remeseiro que salvó Manu Táboas, un remate de cabeza de Diego fuera a la salida de un córner y otra ya en el tiempo de aumento de Duque de cabeza que también acabó en córner fueron los últimos intentos de un Bergantiños que demostró la razón por la que es el equipo que menos goles lleva en lo que va de liga.

El Arosa vuelve a ganar en un campo de hierba sintética, se afianza en la cuarta plaza, alcanza los 32 puntos y sigue cargándose de crédito a medida que avanza el campeonato. El equipo disfrutará ahora de una semana de descanso antes de volver al trabajo para pensar en el Fabril.

Comentarios