domingo 29.03.2020

El Arosa ejecuta un partido impecable en el momento oportuno

Acaba con la racha del Barco en Vilaxoán y se sitúa cuarto. Fue superior y jugó con mucha intensidad 
y concentración. Marcaron Pedro Beda y Javi Otero
 
Rubén García derriba a Jorge Sáez en una acción de la primera parte | gonzalo salgado
Rubén García derriba a Jorge Sáez en una acción de la primera parte | gonzalo salgado

El Arosa ganó ayer al Barco en el exilio vilaxoanés un partido calificado como “trascendental” por el técnico Rafa Sáez, que permite a su equipo encaramarse al cuarto puesto y dejar en cinco puntos la desventaja con los ourensanos, que son terceros. Un gol de penalti de Pedro Beda y otro en acción personal de Javi Otero desnivelaron la balanza en la segunda parte. El Arosa fue mejor y acabó con la racha de su rival, que acortó distancias en el 89 y llevó la incertidumbre a la repleta grada en los más de cuatro minutos que duró el añadido.

A estas alturas de la película ya no hay dudas de que este Arosa es un equipo ganador. Al menos en carácter y convicción. Tras la derrota en Santiago, ayer los arlequinados jugaron con un nivel de concentración y determinación desde el inicio plausibles. Si el Barco esperaba un partido de ritmo bajo, pronto se dio cuenta de que su rival no iba a especular sobre el excelente y renovado tapete del Municipal de Vilaxoán. Los locales empezaron al galope. Atentos a las vigilancias defensivas, persiguiendo marcas fuera de zona, expeditivos en cada balón dividido y generosos en los esfuerzos para sumarse al ataque, donde el brasileño Pedro Beda volvió a ser un faro para sus compañeros.

Solo en los primeros doce minutos, el Arosa lanzó cinco córners y tuvo dos ocasiones. Javi Otero, con un remate cruzado tras una acción rápida de izquierda a derecha que comenzó en Cotilla, y un centro del propio Javi Otero que un defensa le quitó a Jorge Sáez, fueron los dos primeros avisos locales. El equipo ourensano demostró su calidad de mediocampo hacia adelante, sobre todo cuando entró en juego David Álvarez. De sus botas salieron los dos únicos disparos a portería visitantes en el primer tiempo, ambos de faltas directas. La segunda de ellas en el minuto 40 lamió el larguero tras tocar en un jugador de la barrera.

Fue el Arosa el que acumuló más méritos y llegadas en la primera parte. El cuarto de hora previo al descanso fue un arreón continúo del equipo de Rafa Sáez. A la media hora y a la salida de un córner, remató de cabeza solo en área pequeña Pedro Beda y el balón pegó en la espalda de su compañero Raúl, la jugada siguió y acabó con un remate cruzado de Javi Otero que no cogió puerta. 

Los mejores minutos del Arosa coincidieron con la aparición en el partido de Jorge Sáez, que mejoró todas las acciones de ataque. Dejó con un preciso pase en el mano a mano a Javi Otero en carrera contra el portero Iván Oviedo, igual que en San Lázaro,  pero el vilalongués quiso perfilarse para su pierna derecha en la carrera y el defensa Javi muy rápido cortó su avance. Una falta directa de Manu Rodríguez que que golpeó el soporte de la red y un centro perfecto en carrera de Cotilla (tras otro pase clarividente de Jorge Saéz) al que no llegó por poco en boca de gol Pedro García, fueron las dos últimas ocasiones en una primera parte en la que el Arosa fue muy insistente, llegando a sacar una decena de córners.

Tras el descanso la tónica no varió. Si bien, todo pudo cambiar en el minuto 55, porque el Barco tuvo su gran ocasión. Nació en una falta en el círculo central jugada en corto, triangularon por dentro muy rápido Ivi Vales y Bazo, dejando a Pisón en el mano a mano ante Táboas. El máximo goleador de la 2018-2019 de la Tercera vasca remató abajo de zurda, pero el portero del Arosa salvó con su cuerpo. Una vez más Manu Táboas tuvo que aparecer poco, pero cuando lo hizo fue determinante para su equipo.

Del posible 0-1 se pasó al 1-0.  En el minuto 59 Pedro Beda filtró un pase sobre el desmarque desde segunda línea de Manu Rodríguez, que cayó ante el meta Iván Oviedo. Portero y centrocampista llegaron a la vez al balón, pero el árbitro no tuvo dudas. Tampoco el brasileño para engañar al portero del Barco desde los once metros. Con el marcador a favor el Arosa no se frenó. Pudo sentenciar en un robo de Raúl, condujo Beda y habilitó a Jorge Sáez, cuyo remate de zurda arriba envió a córner el portero. 

Mediada la segunda parte el técnico visitante Manolo Pérez arriesgó con la entrada de Moreira, pasando a defensa de tres (1-3-1-4-2), algo que generó espacios para las transiciones del Arosa. En el minuto 78 llegó el 2-0, Raúl tocó el balón en banda derecha y lo ganó Javi Otero, que se introdujo en el área y lo hizo todo él solo. Recortó a un defensa y golpeó abajo de zurda, el balón pegó en el poste y se fue al fondo de la red. Un golazo. El Arosa tuvo el tercero.  Pedro Beda controló en el área y se sacó un disparo que golpeó el larguero y en el portero visitante, tras botar en la línea el brasileño y gran parte de la afición local celebraron el gol, pero el árbitro no lo concedió a instancias de su asistente, ya que el balón no llegó a entrar como se aprecia en las imágenes de televisión. También Julio Rey estuvo a punto de hacer el tercero, tras pase de Róber, otro de los cambios, en acción de contraataque. Suso, que también entró desde el banquillo,  no llegó para empujar.  Al final tocó sufrir, por la incertidumbre más que por ocasiones claras de un Barco que logró el 2-1 en el minuto 89. Lanzó una falta directa David Álvarez, rechazó Táboas, centró Ivi Vales en potencia abajo y marcó en área pequeña muy atento Juanito. Eso sí, en fuera de juego, como demuestran las imágenes de la TVG2, que dio el partido en directo.

El Arosa no falló en un partido que vale más de tres puntos al ser ante un rival directo.

Comentarios