viernes 23/10/20

El Boiro suma, el Arosa resta

AROSA 1 - 1 BOIRO

El empate en el derbi refuerza a los visitantes, que se adelantaron muy rápido por medio de Lezcano  y defendieron con orden y solidaridad. Javi Otero igualó para los locales, discretos ayer y ahora sextos.

El Boiro hizo un gran partido a nivel defensivo ayer en A Lomba y se llevó un merecido punto  |  mónica ferreirós
El Boiro hizo un gran partido a nivel defensivo ayer en A Lomba y se llevó un merecido punto | mónica ferreirós

El derbi entre los márgenes de la Ría refuerza al CD Boiro, que aguantó el tipo en A Lomba y se llevó un merecido y trabajadísimo punto ante un Arosa que jugó a remolque en el marcador desde el inicio penalizado por su mala entrada al partido. Es un pinchazo para el equipo de Rafa Sáez en una parte alta donde los favoritos no fallaron el fin semana, por lo que el Arosa cae al sexto puesto. El Boiro, aunque sigue sin ganar, suma otro puntazo en su segunda rampa de su particular Tourmalet.

Dijo en la previa el técnico boirense Rubén López que iban a tratar de que el Arosa no estuviese cómodo. Dicho y hecho. El plan inicial visitante fue perfecto, no les pudo salir mejor. Salieron a morder, a apretar al Arosa en su campo y a buscar hacerle daño con nitidad absoluta de ideas, con Changui y Óscar jugando de memoria balones profundos en banda para la velocidad de Carlitos Silva y Lezcano. Este, hijo del histórico jugador del Arosa que estaba sentado ayer en la grada, abrió el marcador a los dos minutos. Antes ya había tenido el Boiro dos avisos. El 0-1 vino en un error en defensa arlequinado, de posicionamiento y toma de decisiones. Lezcano batió en el mano a mano a Táboas.

El equipo de Rubén López logró mantener su ambiciosa idea durante los primeros veinte minutos y estuvo cerca del 0-2, en una acción de saque de banda a los nueve minutos con doble pared entre Pablo Vidal y un Chanqui cuyo remate con marchamo de gol salvó de cabeza en área pequeña Suso Martínez.

El Arosa, con Mauri en la alineación en banda derecha por delante de Javi Otero, no encontraba a sus centrocampistas, incómodos y sin espacios, pero tuvo su opción en un balón largo sobre Sylla, que le ganó el duelo a Borja pero pecó de egoísta y se encontró con Rodri cuando su compañero Mauri estaba solo en área pequeña para empujar a puerta vacía.

Fue un aviso para el Boiro, que ya retrasó líneas y esperó en su campo, donde se juntó y trabajó mucho y bien sin balón, con un nivel de atención y sacrificio altos. Siempre alentados desde la grada de preferencia por las “Krusadas Boirenses”. El nivel de implicación y esfuerzo que mostraron ayer los jugadores invita al optimismo sobre las opciones de salvación esta temporada.


El Arosa se soltó desde el minuto veinte, al fin pudo gobernar el juego, pero le costó mucho entrar en la telaraña de sus vecinos. Aún así llegó mucho a tres cuartos de campo, generando situaciones para empatar, sobre todo con centros desde banda. Un disparo de Manu Rodríguez desde fuera del área, un remate de cabeza de Mauri fuera a centro de Julio, un disparo lejano de Suso solventado por Rodri, un remate de volea en el área de Mauri tras control de pecho a centro de Javi Otero, un remate con mucha intención de Manu Rodríguez desde el vértice del área… las llegadas locales se sucedieron producto de mover el balón con precisión y velocidad, porque el Boiro no hizo concesión alguna.

EL CÉSPED, IRREGULAR - “La pelota más que rodar daba saltos”, explicó Rafa Sáez ayer.  Después de que Arosa y Arousana no entrenasen sobre el césped durante la semana para preservarlo, ayer soportó dos partidos en apenas y se levantó. “Estoy viendo que el campo no nos va a yudar”


El Arosa insistió pero no encontró el gol. Mauri, en el segundo palo a centro desde la izquierda, estuvo cerca, pero la zaga boirense, atenta a las marcas, lo evitó.
En la reanudación el Boiro mantuvo su solvencia defensiva, con un Cardeñosa inmenso liderando la zaga. A la hora de juego el Arosa tuvo una doble ocasión en un disparo de Chiqui que desvió Rodri y un pase atrás de Torrado que reapareció, rematado arriba en el punto de penalti por Manu Rodríguez.


El 1-1 llegó en el 65. Javi Otero, tras recibir un pase diagonal de Cristóbal, condujo paralelo a la línea de área grande y marcó con disparo de zurda. La jugada del gol hizo que Rafa Sáez intercambiase las posiciones de Torrado y el goleador, que pasó a jugar por delante del canterano en banda derecha. Contra lo que cabría esperar, el Arosa no se tranquilizó con el empate, al contrario, jugó muy revolucionado, partido, y no tuvo control del juego en la segunda parte. El campo, cada vez más levantado, fue un enemigo más para los locales, que buscaron su gol con más conducciones que triangulaciones.


Fue el Boiro el que rondó el 1-2 en el minuto 70, en una acción muy protestada por los visitantes, remató Lezcano y el balón dio en Torrado, los boirenses reclamaron mano pero el árbitro decretó córner. En el 72, con el Arosa descontrolado, perdió un balón Manu rodeado de tres rivales en campo propio, falló Manu Táboas con el pie y trató de marcar de chilena Óscar sin suerte. Salvo el desequilibrio que generó Chiqui, el Arosa apenas puso en aprietos serios a la segura zaga boirense.

Comentarios