viernes 25/9/20

La cabeza de Aitor Díaz decide el derbi para un Ribadumia con diez

CÉLTIGA  0 - 1 RIBADUMIA

El equipo aurinegro eleva a once las jornadas seguidas sin perder y acaba con la imbatibilidad del Céltiga en casa en liga. Juanito fue expulsado antes del descanso

Leandro y Eloy Conde en una acción del partido ante la mirada de Capi  | gonzalo salgado
Leandro y Eloy Conde en una acción del partido ante la mirada de Capi | gonzalo salgado

El Ribadumia se llevó no sin sufrimiento el derbi en A Illa ante el Céltiga con un gol de Aitor Díaz a balón parado a la media hora y tras jugar más de medio tiempo en inferioridad numérica por la expulsión de Juanito. Se impuso la solvencia defensiva del equipo de Luis Carro, que eleva a once las jornadas consecutivas sin perder y además acaba con la condición de invicto de los isleños en el Salvador Otero esta temporada. Lo cierto es que el equipo de Javi Rey mereció mejor suerte, sobre todo en una segunda parte que dominó en superioridad numérica y llegó bastante al área aurinegra. Pero el resultado le deja ahora 6 puntos y golevarage por detrás de sus vecinos, aunque todavía con 54 puntos por jugar.

El Ribadumia planteó un 4-4-2 en rombo en medio campo y dos puntas, Fandiño y Juanito, para tratar de hacer daño a la línea de tres local, ya que el Céltiga repitió el dibujo 3-4-3 que viene empleando con asiduidad. Quedó claro desde el inicio que era un derbi entre buenos equipos, por el ritmo y la concentración de ambos. El Céltiga pudo adelantarse en un error visitante, pero el remate de Leandro, tras regatear a Roberto Pazos, lo salvó un defensa visitante bajo palos. El Ribadumia jugaba con la sensación de tener el partido controlado y le bastó una acción para decantarlo. A balón parado, un arma que domina este año con la llegada al equipo de todo un especialista, Aitor Díaz. Si el central pontevedrés ya marcaba diferencias en la estrategia en Tercera, más si cabe en Preferente. Superada la media hora de juego en una falta lateral al lado del córner, Hugo Soto al puso muy cerrada y potente, apareciendo el ex del Alondras para anticiparse al meta Rodri y marcar con la testa

Doble amarilla

eEl partido, sin embargo, se le complicó sobremanera al Ribadumia con la expulsión antes del descanso de Juanito. Había visto la primera amarilla por poner en  juego una falta sin permiso del árbitro, la segunda fue por derribar al Eloy tras trastabillarse. Pese a quedarse con diez, Luis Carro mantuvo dos puntas (4-3-2), hasta que ya en la segunda parte el Céltiga cambió a defensa de cuatro con las entradas primero de Pillado y después de Noguerol. Ambos jugadores comenzaron a exponer su talento y facilidad para jugar por dentro y hacer jugar a su equipo. El Céltiga dominó, insistió y generó, pero no acertó. El Ribadumia fue un muro sólido, con el veterano Roberto  Pazos demostrando su sobriedad. A balón parado y con acciones por banda y centro lo intentaron una y otra vez los isleños, pero no hubo manera ante un Ribadumia exhausto pero siempre de pie. La mejor de los locales la tuvo Leandro, pero se encontró con el poste. Al final el Ribadumia hizo valer el balón parado y su solvencia defensiva, por la que es el menos goleado de la categoría. Do armas prácticamente infalibles para lograr cualquier objetivo.

Comentarios