jueves 21/1/21

La cascada amenaza con arrastrar a 7 clubes de Tercera a Preferente

Por primera vez en los últimos 25 años existe una seria amenaza de que seis equipos, incluso siete, pierdan la categoría de Tercera División a final de temporada.

El Villalonga está en una situación crítica, mientras que Céltiga y Ribadumia siguen comprometidos  | m. rolán
El Villalonga está en una situación crítica, mientras que Céltiga y Ribadumia siguen comprometidos | m. rolán

Por primera vez en los últimos 25 años existe una seria amenaza de que seis equipos, incluso siete, pierdan la categoría de Tercera División a final de temporada. Una situación motivada por el efecto cascada que producen los descensos de conjuntos gallegos de Segunda B. Tras la trigésimo segunda jornada que finalizó el domingo, son tres los equipos gallegos que están en descenso en el Grupo I de Segunda B. El Cerceda, a 11 puntos del play-out cuando restan 18 en juego está virtualmente descendido, salvo milagrosa recuperación en el último mes y medio. Racing de Ferrol y Pontevedra también ocupan plazas condenatorias, pero están en condiciones de salvarse de la quema. El Coruxo, con solo 3 puntos de renta sobre el Toledo, que es decimosxto, tampoco puede estar tranquilo. Esta crítica situación en la categoría de bronce complica sobremanera a los arousanos de Tercera. Nunca en los últimos 25 años bajaron seis equipos a Preferente. Además, en las últimas seis temporadas el campeón gallego consiguió ascender, salvando en cuatro ocasiones a los decimosextos clasificados que caían en principio por los arrastres. El Céltiga fue el último beneficiado el pasado año con el ascenso del Fabril.

Solo en cuatro ocasiones en los últimos 25 años cayeron juntos dos equipos gallegos desde Segunda B. Nunca tres. En la situación actual, al Villalonga, con un partido menos, le separan 10 puntos del equipo que está fuera de descenso directo y 13 del Céltiga, que marca la salvación una vez aplicada la cascada. Tanto los isleños como el Ribadumia, a pesar de que los aurinegros tienen 37 puntos, están completamente afectados por los posibles arrastres.

A falta de siete jornada en Tercera División, que se disputan a lo largo de las próximas seis semanas, los nueve últimos clasificados, desde el Ribadumia al Villalonga, tendrán que remar para asegurar su continuidad en la categoría. Aunque evitar las cuatro últimas plazas puede estar por debajo de los 40 puntos, dejar a siete equipos por debajo implicará irse a una cifra entorno a los 45. El calendario del Céltiga es el más exigente. Le esperan cinco duelos ante equipos que pelean por el play-off, aunque también se medirá al Noia y al Ourense, que está en tierra de nadie. El Villalonga se enfrentará a tres rivales directos y a cuatro equipos de arriba, mientras que el Ribadumia tratará de lograr el objetivo cuanto antes porque su calendario al final no es fácil.

Comentarios