domingo 17/1/21

Comienzo de año con mal pie

El Ribadumia cae en A Senra ante un Ourense CF guiado por Andoni Pérez, que firmó un hat-trick y dio una asistencia. Con 2-3  y en pleno arreón final local, una acción polémica sentenció el duelo
Sanchís protege el balón presionado por Fandiño ante la mirada desde la banda de Luis Carro  | gonzalo salgado
Sanchís protege el balón presionado por Fandiño ante la mirada desde la banda de Luis Carro | gonzalo salgado

El Ribadumia inicia el nuevo año y la segunda vuelta de la primera fase con mal pie. Perdió ayer en A Senra 2-4 ante el Ourense CF, que no solo le rebasa ahora en la tabla sino que le gana el average particular. No fue un buen partido de los locales, siempre a remolque de los pontinos. Además, cuando al fin llegó la reacción en los últimos minutos con el 2-3 que hacía albergar esperanzas de rescatar al menos un punto, una acción polémica originó el 2-4 definitivo. El gran protagonista del partido fue un joven delantero de Barakaldo de 20 años, Andoni Pérez. Marcó tres goles y dio una asistencia. El futbolista formado en la cantera del Athletic Club y que pasó por el Sestao River fue una pesadilla para los aurinegros, quizá demasiado contemplativos. Andoni suplió con creces la ausencia en los visitantes del goleador Borja Domingo. 

La primera parte no empezó mal para el Ribadumia, que llevaba la iniciativa y veía como a sus centrocampistas Giraldez y Oscar Martínez no les quemaba el balón en los pies. En los primeros minutos el Ourense CF solo parecía ceñirse al guión de transitar con Wadir como punta de lanza. Pero superado el primer cuarto de hora el Ribadumia perdió la personalidad que acostumbra en su juego, quizá por mérito de la disposición del rival. Cássio y Hassane se hicieron con el mando en la medular y el viento en contra tampoco ayudó a los locales. 

Pasó a dominar y sobre todo a controlar el juego el Ourense CF, que avisó a los 22 minutos. Ganó de cabeza Cássio en mediocampo y acabó golpeando desde la frontal por encima del larguero Wadir. Aunque el Ribadumia no pisaba campo contrario, tampoco estaba sufriendo mucho a nivel defensivo. Pero en una cadena de errores regaló el 0-1 mediado el primer tiempo. Fue en un balón largo y frontal que midió mal Roberto Pazos en su salida fuera del área, Andoni lo rebasó con una vaselina y el balón botó y quedó dividido en área pequeña. Llegó con ventaja Eloy para la disputa área, pero Andoni mostró más determinación y pese a la diferencia de estatura le ganó el salto para hacer el 0-1. Esa jugada ejemplariza el diferente arrojo con el que ambos equipos afrontaron el partido.

La reacción del Ribadumia fue inmediata, ya que un minuto después en una segunda jugada tras un córner, Eloy se desquitó con un gran centro al área que despejó hacia la frontal el meta Juanvi, donde Hugo conectó una certera volea para empatar. Tras el 1-1 siguió teniendo el balón el Ourense CF. El Ribadumia tuvo un segundo y último disparo a puerta en la primera parte en una falta lateral colgada sobre Hugo al borde del área y que finalizó Cheri en una volea centrada que atrapó Juanvi sin dificultades. Fueron los visitantes los que golpearon de nuevo instantes antes del descanso. En una acción en banda izquierda de Andoni, que volvió a robarle la cartera a la defensa local tras un saque de banda para internarse hasta la cocina y poner un pase de gol al segundo palo donde solo tuvo que empujar Óscar Lorenzo. 

Un golazo para el 1-3
Con otro mazazo inició el equipo de Luis Carro el segundo tiempo. El 1-3 fue un golazo. La acción nació en la pausa y tranquilidad de Hassane para asegurar un balón suelto. A partir de ahí comenzó la jugada en la que se internó Óscar Lorenzo por banda derecha, para poner un pase a la frontal del área donde llegaba en carrera Andoni, que definió con un golpeo en parábola que se coló por la escuadra dejando clavado a Roberto Pazos. 

El Ribadumia espabiló tras el 1-3 y tuvo una inmejorable ocasión acto seguido, en una falta lateral en la que el balón estuvo merodeando el área pequeña hasta que Hugo lo envió por encima del larguero. Llevó peligro el equipo local a balón parado. Óscar Martínez, con un centro chut sin rematador, generó otra aproximación. Luis Carro refrescó el ataque dando entrada a Cerqueiras y Monchito. Pero al Ribadumia le siguió costando mucho generar ocasiones porque el Ourense CF, con su trabajo en la medular, lo desactivó lejos del área. 

El tiempo pasaba con la sensación de control de la situación del conjunto pontino, que a falta de un cuarto de hora perdonó el 1-4 en un remate de Ces en área pequeña a centro de William, que acababa de entrar. Fue agotando los cambios Luis Carro tratando de encender la mecha. No se puede saber muy bien si fue la entrada al campo de Dieguito o las variaciones que hizo el equipo visitante lo que pareció cambiar el guión en el tramo final, donde el Ribadumia al fin se encontró a si mismo. Una jugada de tiralíneas que finalizó mal Giráldez y una gran volea de Cerqueiras desde la frontal a la salida de un córner, que despejó Juanvi con una intervención sobresaliente, fueron dos advertencias de que la cosa al fin fluía. El tercer aviso tuvo premio. A falta de diez minutos Diego Abal hizo una excelente acción en banda izquierda y puso un regalo en forma de centro al segundo palo que mejoró Monchito con un remate de cabeza picado al fondo de la red. 

El 2-3 animó al público local, pero la ilusión se transformó en enfado y frustración con el árbitro solo unos instantes después, cuando el Ourense CF logró el cuarto por mediación de Andoni tras recibir en posible fuera de juego una dejada de tacón de Ces Cotos. Ese gol fue el golpe de gracia para los locales e impidió el esperado arreón de última hora en busca del empatee.  La próxima semana en Redondela, oportunidad de redención.

Comentarios