jueves 19.09.2019

Dos concejales del PP de Meaño votan al PSOE y le dan la Mancomunidade

El alcalde, Carlos Viéitez, fue el que pidió el voto secreto y los populares no presentaron ningún candidato

El alcalde del PP, Carlos Viéitez, fue el que pidió el voto secreto en urna que otorgó un representante al PSOE | m. ferreirós
El alcalde del PP, Carlos Viéitez, fue el que pidió el voto secreto en urna que otorgó un representante al PSOE | m. ferreirós

Hacía años que en Meaño no se vivía un pleno tan intenso como el de ayer. Quince minutos antes de la hora fijada había vecinos apelotonados a la puerta del Concello para asistir a una sesión que se prometía movida y que no defraudó. La tensión era palpable en la sala desde el momento en que el alcalde, Carlos Viéitez, tomó la palabra. Todo discurrió con normalidad hasta que tocó el que se prometía punto más polémico del orden del día en el que la Corporación decidía los representantes del municipio en la Mancomunidade do Salnés.


El portavoz socialista, Manuel Radío, pidió el turno de palabra para hacer un alegato en el que defendió “a nosa honorabilidade” y en el que aseguró por activa y por pasiva que no existía ningún pacto con el Partido Popular ni para la investidura ni para la elección de los ediles que se irán para el órgano mancomunado. Una explicación que chocó de lleno con lo que ocurrió en la votación.

Cabe recordar que a Meaño le corresponden tres representantes en la Mancomunidade. Uno de ellos es el propio alcalde, miembro nato, y los otros dos son elegidos por la Corporación. La primera sorpresa fue que el regidor popular no presentó un segundo candidato a la votación, cuya eleción tendría garantizada con sus seis ediles. Sí lo hizo el PSOE, que postuló a Manuel Radío, y Meaño Independientes que optó por José Aspérez y Cristina Castro tras salir tres minutos fuera de la sala para decidirlo.


La segunda sorpresa fue que el propio alcalde pidió el voto secreto en urna, una medida apoyada tanto por el resto de ediles del PP como por los dos socialistas. Y así se hizo. El resultado arrojó lo que algunos ya venían advirtiendo en los últimos días y lo que otros aseguran que no esconde absolutamente ningún acuerdo previo. Los cinco concejales de MI votaron por sí mismos colocando a Aspérez en la Mancomunidad y dos concejales del Partido Popular apoyaron la candidatura del socialista Manuel Radío dejando el gobierno del ente mancomunado en bandeja para que el PSOE lo presida por primera vez en la historia. Al ser voto secreto no se sabe cual de los concejales conservadores favoreció la llegada del PSOE a la presidencia de la Mancomunidade.


Lo que está claro es que la sesión fue, además de tensa, cargada de reproches en todas las direcciones. El portavoz de la formación independiente, José Aspérez, ironizó con un “é curioso que o PSOE vaia ter o goberno da Mancomunidade grazas a dous votos do PP de Meaño” e incluso se refirió a los socialistas como “Partido Socialista Popular”. Una denominación sobre la cual el propio regidor Carlos Viéitez lo llamó al orden. El socialista Manuel Radío aprovechó el envite para acusar a Aspérez de ser MI hace cuatro años el que impidió el cambio en el órgano mancomunado. Y así en prácticamente todos los puntos. Tras la Mancomunidade tanto el salario de Viéitez (de 38.000 euros brutos al año) como de María Estévez (de 5.000) salieron adelante con los votos de los del PP y del PSOE.

Comentarios