lunes 30/11/20

El debut liguero deja un regusto diferente en Arosa y Ribadumia

Los vilagarcianos se quedan a cero por tercera vez seguida en liga ante Fran Justo mientras que los aurinegros mantienen su tendencia ganadora de Preferente
Campillo y Ross
fueron las caras
nuevas en el once
del Arosa el domingo
respecto a la
temporada pasada
| gon zalo sal -
gado
Campillo y Ross fueron las caras nuevas en el once del Arosa el domingo respecto a la temporada pasada | gon zalo sal - gado

Siete meses después volvió la liga de Tercera División con una primera jornada en la que el Arosa cayó en casa ante el Arenteiro (0-1) y el Ribadumia venció en O Couto al Ourense CF (1-2). Resultados que dejan un regusto diferente en los dos representantes arousanos del subgrupo B de la categoría.

El Arosa volvió a quedarse sin marcar por tercera vez seguida en liga ante un rival entrenado por Fran Justo. El Arenteiro fue un auténtico muro y demostró en A Lomba que su ambicioso y renovado proyecto apunta a altas cotas esta temporada. A nivel defensivo estuvo sobresaliente y en ataque supo aprovechar una indecisión defensiva de los arlequinados. La baja de última hora de Pedro García, por una molestias musculares en la zona de aductores, trastocó por completo el plan de partido de Rafa Sáez, que con los cambios en la segunda parte consiguió que su equipo empujase y metiese a los ourensanos en su campo, aunque sin generar ningún remate de peligro para hacer trabajar al portero Diego García.

“Los jugadores lo dieron todo, pero no pudieron recoger el premio. Aún así merecen el aplauso por su entrega”, dijo el técnico local al final del partido, tras reconocer que su equipo tiene bastante margen de mejora en su juego. “Toca seguir trabajando, quedan muchísimos partidos y va a haber resultados para todo el mundo. Seguiremos trabajando desde el convencimiento propio”, dice Rafa Sáez con mentalidad ganadora y absoluta confianza en sus jugadores. Desde ayer el Arosa empezó a preparar el duelo del domingo (17 horas) ante la UD Ourense en O Couto, escenario donde el Ribadumia tuvo un feliz estreno el domingo en la categoría nacional.

El equipo de Luis Carro mantiene la dinámica ganadora de la temporada pasada. Pese a la preparación atípica marcada por la escasez de entrenamientos en grupo y los partidos amistosos, la adaptación a la competición de los aurinegros está siendo extraordinaria. En apenas 8 días han logrado un triunfo a penaltis ante el Viveiro en la final de campeones de Preferente, que les dio el billete a la Copa del Rey, y vencer al renovado Ourense CF a domicilio para empezar con buen pie el exigente y carísimo camino a la permanencia.

“Hicimos un buen trabajo, sobre todo defensivo, y nos llevamos premio”, explicaba el domingo Luis Carro tras sumar los 3 primeros puntos. “Con balón estuvimos mejor que la semana pasada, pero nos sigue faltando oxígeno para ejecutar mejor”. El Ribadumia también tiene margen de mejora y la competición no le da respiro, ya que el fin de semana la Tercera División vuelve a las instalaciones de A Senra con el duelo que le medirá al Choco. Recuperar a los futbolistas del esfuerzo realizado en O Couto es la prioridad ahora del cuerpo técnico, donde Luis Carro y sus ayudantes tienen que gestionar las molestias musculares que arrastran bastantes futbolistas estas primeras semanas. Giráldez se perdió el estreno liguero, mientras que Paco, por un percance en un tobillo, tuvo que abandonar el campo antes del descanso el domingo. l

Comentarios