martes 20/10/20

La depresión cambia de bando

AROUSA - RIBADUMIA: 0-1

El Ribadumia ganó el descafeinado derbi en A Lomba ante un Arosa espeso en su juego. Un gol de David Pérez a los 18 minutos decidió. La victoria pudo ser mayor, pero Jorge Pérez, que fue el mejor de los locales, lo evitó en la segunda parte. La depresión cambia de bando.

La defensa del Ribadumia estuvo muy seria y volvió a dejar su portería a cero	g. salgado

El Ribadumia ganó el descafeinado derbi en A Lomba ante un Arosa espeso en su juego. Un gol de David Pérez a los 18 minutos decidió. La victoria pudo ser mayor, pero Jorge Pérez, que fue el mejor de los locales, lo evitó en la segunda parte. La depresión cambia de bando. El Ribadumia cuajó un partido completo. Al Arosa le faltó fútbol y desequilibrio una vez más para desorganizar al contrario. Todo lo redujo al empuje en la primera parte. Al inicio de la segunda mejoró, pero el Ribadumia se rearmó con los cambios y igualó la batalla física.
Las remotas opciones de play - off con las que los locales afrontaron el duelo se disiparon pronto. El Arosa cayó víctima de sus carencias, que no tienen que ver con la actitud o la voluntad de trabajo. Le falta calidad técnica y rigor en un juego que se acelera sin sentido en tres cuartos de campo. Al Ribadumia le bastó con ser sólido. Adelanta en la clasificación a sus vecinos y recibirá al Choco, que ayer aseguró el play-off, en una última jornada intrascendente, puesto que los de Redondela.
El Ribadumia empezó muy bien el derbi, haciéndose con el dominio de la pelota y presionando a un Arosa espeso. Los locales no tuvieron profundidad ni continuidad en su juego en la primera parte. El individualismo, la precipitación y la falta de ideas ante la pegajosa presión de los aurinegros fueron un lastre para el equipo de Piscis. En el minuto 18 llegó el 0-1. Un balón sobre Changui, que de espaldas, sirvió de cabeza a la izquierda, donde David Pérez aprovechó la mala colocación de la zaga para controlar, acomodar el cuerpo y disparar con la zurda cruzado lejos del alcance de su hermano Jorge.
El Arosa quiso reaccionar pero se topó con un rival sin fisuras. Los locales adolecieron de más argumentos que el simple empuje para meterle mano al Ribadumia. Piscis ordenó calentar a los jugadores de banquillo, síntoma de lo que no gustaba el panorama. El juego siguió igualado y sin ocasiones. La mejor ocasión del Arosa llegó en el minuto 36. Eloy, el único de los atacantes locales con la inteligencia para atacar la espalda de la zaga aurinegra, recibió un pase de Camiño que le dejó en el mano a mano ante Javi Sánchez. El remate del extremo zurdo arlequinado lo tocó lo justo el portero andaluz para evitar el empate.
Piscis no quiso esperar al descanso para tratar de armar a su equipo. Introdujo a un Yago Pérez al que se le notó fuera de forma tras las lesiones por el central Alfonso. El Ribadumia se mantuvo bien posicionado y no bajó su nivel de atención en labores defensivas. Camiño, en una falta lejana que rozó el larguero, dio el único aviso a destacar antes del ecuador.
El Arosa salió con otro ritmo y otras intenciones en la segunda parte. Javi Pazos ocupó el sitio de Pablito. Piscis dispuso un ofensivo 4-1-3-2. Sin embargo la primera ocasión fue visitante. En un robo de balón en mediocampo, Changui habilitó a Sidibé que en el mano a mano se topó con Jorge Pérez, el mejor del Arosa en el partido. Los locales tuvieron su mejor opción en las botas de Cubas a la hora de derbi . Camiño le sirvió un pase en largo. El delantero remató contra el cuerpo de Javi Sánchez.
Con la entrada de Bisti el Ribadumia igualó el empuje del Arosa y niveló el aspecto físico. Los visitantes, con espacios, gozaron de ocasiones para sentenciar. Changui, en dos ocasiones, e Isma se toparon con Jorge. Lo peor del duelo fue la lesión de Fran Matos, que apunta a un fuerte esguince de tobillo.

Comentarios