martes 11/8/20

Edu Charlín deja el Céltiga y Manolo Núñez es su sustituto

Era un secreto a voces. La etapa de Edu Charlín en el Céltiga tocó a su fin esta semana. Ayer lo hizo público el propio cambadés, en el día que cumplió 38 años y su equipo cayó en el derbi ante el Ribadumia en A Senra.

El Ribadumia se impuso al Céltiga en el último partido de Edu Charlín en el banquillo isleño | mercedes rolán
El Ribadumia se impuso al Céltiga en el último partido de Edu Charlín en el banquillo isleño | mercedes rolán

Era un secreto a voces. La etapa de Edu Charlín en el Céltiga tocó a su fin esta semana. Ayer lo hizo público el propio cambadés, en el día que cumplió 38 años y su equipo cayó en el derbi ante el Ribadumia en A Senra. La directiva anunciará hoy el fichaje de Manolo Núñez, que regresa a A Illa en su tercer ciclo desde que cogió el club en 2004. El veterano técnico ourensano ya estuvo ayer en A Senra viendo al equipo una vez ultimado el acuerdo durante la semana. Y es que como explica el propio Edu Charlín “o martes comuniqueille ao clube que os do corpo técnico non iamos seguir porque non temos feeling co plantel, non temos sintonía e hai que ser honesto...O venres dixenllo aos xogadores”.


El cambadés tenía la ilusión de despedirse con un resultado positivo. “Deséxolle o mellor ao clube, hai bos xogadores pero hai que facer equipo. Non somos capaces de chegarlle ao grupo e o mellor é apartarse canto antes porque o equipo vai de máis a menos. Os xogadores teñen que facer grupo”.


Lo cierto es que la imagen del Céltiga en el derbi, que supuso la quinta derrota consecutiva, no fue buena. “Non fumos merecedores da vitoria, eles tiveron máis profundidade que nós, o 1-0 ven nunha cadea de erros, estiveron mellor coa pelota na primeira parte”, explica el propio Charlín.


El Ribadumia fue superior, a través de la posesión de la pelota y con mayor claridad de ideas. Ya pudo marcar en el minuto 18, tras un penalti dudoso de Emilio a Cerqueiras luego de una gran jugada de Nelo (veterano comprometido). Lo lanzó el propio Cerqueiras y lo despejó Manu Táboas, que volvía a la que fue su casa los dos últimos años.
El error del penal

ti hizo que el Ribadumia aflojase el ritmo, aunque el Céltiga apenas llegó con peligro al área de Iván Parada. Justo antes del descanso, otra vez Nelo en el lateral izquierdo, se anticipó a Eloy en campo contrario y jugó dos contra uno con Cerqueiras, que se rehizo del fallo anterior con un pase atrás perfecto rematado por Josiño abajo para hacer el 1-0. Tras el descanso Charlín movió ficha. Entraron Camiño y Tato para “ter máis balón”, y el equipo empezó bien, pero pronto se diluyó, con escasa aportación de Uru en punta y Nico y Eloy con más efervescencia que peligro. El Céltiga se convirtió en un equipo plano, con los brazos caídos, sin un líder en el campo que tirase del carro.


El Ribadumia juntó a líneas y contraatacó con sentido, con Santi y Josiño a un nivel altísimo en la banda derecha. Solo era cuestión de tiempo que los locales aprovechasen algunas de las ocasiones generadas para sentenciar. Y quien los hizo fue Hugo Soto, que no jugó de inicio porque Luis Carro optó por ubicar en punta a Fran Fandiño para desgastar a la zaga rival con su movilidad. El delantero de Vilaxoán recibió un pase en profundidad de Gabi y ante la salida de Táboas le levantó el balón con mucha clase. Un golazo de vaselina. Fue la puntilla para el Céltiga, que aunque lo intentó con tiros desde fuera del área, en ningún momento hizo sufrir a la zaga local.


El derbi, como se preveía, sirve de punto de inflexión. El Ribadumia refuerza al fin con un resultado positivo las buenas sensaciones de su juego. El Céltiga empieza un nuevo ciclo, con Manolo Núñez en el banquillo y la lupa en varios jugadores, cuyo rendimiento y compromiso está en duda.

Comentarios