El Xuven resurge en León

El Xuven rompió su racha negativa de seis derrotas seguidas ayer en León al ganar al Agustinos Leclerc 94-101 en su mejor partido de la temporada en ataque.

El Xuven resurge en León
Juanchi Orellano, que jugó un partidazo y entero, en una defensa ante Andre Norris          secundino pérez
Juanchi Orellano, que jugó un partidazo y entero, en una defensa ante Andre Norris secundino pérez

El Xuven rompió su racha negativa de seis derrotas seguidas ayer en León al ganar al Agustinos Leclerc 94-101 en su mejor partido de la temporada en ataque. Una victoria que le permite salir de puestos de descenso y refrenda las buenas sensaciones que ofreció el equipo de Chiqui Barros la pasada semana en Alicante. El de ayer era un partido clave, ante un rival directo al que iguala a victorias y supera en average. El equipo arousano lo jugó con mucha inteligencia en ataque, sacando constantes ventajas y consiguiendo muchísimas canastas fáciles. 
Destacaron Juanchi Orellano, que gobernó el partido de principio a fin. Y es que el hispano argentino lo jugó todo para acabar con 17 puntos, 10 rebotes y bastantes más asistencias de las 3 que refleja la estadística. También fue protagonista Will Saunders, en una segunda parte soberbia en la que mantuvo un precioso intercambio de canastas con Andre Norris. La estrella local acabó con 30 puntos y la británica con 25. Los interiores Carlos Poyatos (22 puntos) y Yago Estévez (14 puntos y 8 rebotes) también fueron decisivos. Y es que el Xuven los encontró con facilidad porque movió muy bien el balón y castigó todos los desajustes del rival. 
El equipo de Chiqui Barros dominó en el marcador desde el inicio. En la segunda parte los leoneses dispusieron de varias posesiones para empatar, pero no acertaron y el Xuven fue un martillo pilón en ataque. De ahí los 101 puntos finales, su mayor anotación en un partido en lo que va de liga.
El primer cuarto ya dejó claro lo que sería el partido. El Xuven empezó bien, con Poyatos anotando fácil, Will enchufado y Juanchi leyendo perfectamente el juego y generando en el poste bajo. Sin acierto en el tiro exterior, los leoneses se aferraron al espectacular Norris, imparable en el uno contra uno. Solo las faltas de Will y Poyatos fueron un problema para un Xuven en el que Coby empezó con el pie cambiado. El pívot local Donovan Smith se pasó más tiempo sentado que en la pista por faltas, y los interiores visitantes se pusieron las botas. Además a base de triples el Xuven abrió brecha en el segundo cuarto (35-46). Barros utilizó bastante al canterano Juan Carlos Paz, sobre todo sobre Norris.  El gallego Bouzán ayudó a la estrella local para que Agustinos dejara la renta en 7 al descanso.
La reacción de los locales llegó en el tercer cuarto, con un Norris desatado. Se pusieron a 2 (54-56), pero apareció Will para silenciar el pabellón a base de triples, uno de ellos desde 8 metros (54-62). Agustinos dio respuesta tras el tiempo muerto y volvió a acercarse, pero en un rebote de ataque Yago Estévez le quitó la cuarta a Donovan, que siguió en pista con una defensa más pasiva que aprovecharon los interiores visitantes para disparar la ventaja a la máxima en el duelo (61-73).
En el último cuarto las defensas siguieron superadas y la anotación continuó disparada. Agustinos volvió a acercarse de forma peligrosa, llegó a ponerse a 2 a falta de cuatro minutos, anotando demasiado fácil en  penetraciones. El partido entró en los últimos tres minutos completamente abierto (87-90). Carrasco falló un triple para empatar y Juanchi hizo un canastón en bandeja, al que siguió otro de Poyatos que parecía ya decantar el duelo (87-94 a falta de 1:15). 
Pero Agustinos nunca bajó los brazos y creyó en la remontada. Un triple de Norris a falta de 40 segundos obligó al Xuven a no fallar en los tiros libres para tumbar a su combativo rival. Esta vez el final de cara o cruz se decantó en favor de los arousanos, que lo merecían porque fueron por delante todo el partido. 
El Xuven coge aire, después de unas semanas difíciles tras la marcha de Jawara y la lesión de Sevillano. La victoria le dará tranquilidad de cara al futuro.