miércoles 20/1/21

Este Arosa va muy en serio

COMPOSTELA - AROSA 1-2

El Arosa asaltó San Lázaro, sufriendo ante un gran Compostela y reponiéndose a los mejores momentos en el partido del equipo de Yago Iglesias.

Sylla marcó el penalti engañando a Lorenzo después de provocarlo él mismo por derribo de Piscu. A pesar del alto precio de las entradas (15 euros), la afición del Arosa se dejó ver en San Lázaro y volvió muy contenta a Vilagarcía | juan acha
Sylla marcó el penalti engañando a Lorenzo después de provocarlo él mismo por derribo de Piscu. A pesar del alto precio de las entradas (15 euros), la afición del Arosa se dejó ver en San Lázaro y volvió muy contenta a Vilagarcía | juan acha

El Arosa asaltó San Lázaro, sufriendo ante un gran Compostela y reponiéndose a los mejores momentos en el partido del equipo de Yago Iglesias. Marcaron Luis García y Sylla de penalti, este a falta de ocho minutos para el final, cuando el Arosa ya había aplacado a su rival, que en el inicio de la segunda fue un vendaval ofensivo guiado por Álex Ares. La victoria tiene mérito, por el escenario y el contrincante, vigente campeón, y porque es la sexta en siete partidos. El inicio de liga es espectacular, con 18 puntos de 21 en juego y con el liderato en juego en A Lomba el próximo fin de semana ante el Bergantiños.
Rafa Sáez sorprendió con la alineación al apostar por Trapero en detrimento de Mou en el centro del campo, junto a Manu Rodríguez y Julio Rey, dejando a Luis García en punta. Tampoco hizo cambios en defensa, con Javi Otero y Carlos Torrado en los laterales. El partido empezó de la peor forma posible para los vilagarcianos. Al minuto de juego, el Compostela cogió al Arosa mal posicionado en una contra en la que Miki le ganó la espalda al propio Javi Otero. El ex del Boiro fue derribado en el área por Pablo González, que llegó tarde al cruce. Un penalti muy claro. Por segunda jornada consecutiva el equipo santiagués marró la pena máxima. Esta vez fue Aythami el lanzador y envió el balón por encima del larguero, muy desviado.
El Arosa no pudo suspirar demasiado tras el error. Estuvo completamente superado en los primeros veinte minutos, incapaz de frenar al Compostela en su campo,  no le quedó otra que juntar líneas cerca de su área y tapar espacios ante el juego posicional ofensivo local, ambicioso y muy bien trabajado.  De todas formas, a los diez minutos al fin el Arosa pudo estirarse y dio un par de avisos por mediación de Sylla, con un disparo desde fuera del área y un remate de cabeza que no cogieron portería. 
Mediada la primera parte,  el Arosa encontró su sitio en el campo y en el partido. Empezaron a aparecer más Manu Rodríguez y Julio en la medular y a jugar en campo contrario. El Compostela ya no tuvo la iniciativa completamente. Ya no fue un monólogo. Al revés, fue el Arosa el que merodeó con más peligro por el área de su rival. Sylla tuvo una muy clara tras un pase de Manu, el senegalés se fue del lateral Naveira y regateó al portero Lorenzo, su disparo a gol lo sacó providencial el central Piscu. En la jugada siguiente, fue Javi Otero, tras habilitarlo Julio con su clarividencia habitual, el que puso un pase de la muerte sin rematador con la defensa local vendida.
El Arosa carburaba. Ya no estaba hundido en su campo, pisaba el contrario y se encontraban sus jugadores de ataque, dinámicos, hábiles, letales. Así se gestó el 0-1. A la media hora, una gran jugada colectiva, que empezó Chiqui en la derecha, encontró a Julio por dentro, que vio como se descolgaba en ataque Trapero para meterle un balón al borde del área. El joven vigués salvó a un central con un pase rápido sobre Luis García, que dejó atrás al otro zaguero con un control orientado. El valenciano, con calidad y sangre fría hizo el 0-1.Fue una jugada de tiralíneas que define muy bien lo que está siendo el Arosa en ataque este año. 
El gol dejó aturdido al Compos, sus aficionados parecían perder la paciencia, el técnico Yago Iglesias se desesperaba en el banquillo. Pero con  el intercambio de posición entre Josiño Filgueira y un Álex Ares que pasó a jugar por dentro, los locales se volvieron a activar en ataque hasta el descanso. Gozaron de una ocasión muy clara, en un centro tendido de Santi sobre un Aythami negado ayer de cara gol. Cabeceó mal en buena posición.

Salida en tromba
En la segunda parte el Compostela salió muy fuerte, decidido a empatar y tuvo un par de acercamientos en los primeros minutos. Además el portero del Arosa Manu Táboas sufrió un tirón muscular en el aductor y jugó mermado prácticamente toda la segunda parte. Aún así hizo una buena estirada a remate de Aythami en el 57. 
La cosa pintaba mal. El Compostela no daba tregua, dominaba claramente el partido, que se jugaba en campo visitante y el Arosa sufría. Álex Ares era una pesadilla. Volvió a demostrar que es un futbolista de superior categoría.  Cuando él o Santi entraban en juego en tres cuartos de campo, la amenaza de peligro era evidente. 
 El empate se veía venir, pero curiosamente, justo en la acción anterior al 1-1 el equipo arlequinado  tuvo una buena contra en un dos para dos, pero falló en la lectura y en la ejecución. Acto seguido, con la defensa del Arosa adelantada y muy descolocada, Aythami entró de segunda línea a un balón largo y puso un buen balón a Álex Ares, que hizo el 1-1. 
El gol dio más impulso si cabe al Compostela, que tuvo una ocasión clara para el 2-1. Santi remató de cabeza en un córner pero Manu Táboas voló a la escuadra y sacó una mano excepcional. Ante este panorama, con el Arosa a merced de su rival, Rafa Sáez movió ficha y no le pudo salir mejor. Dio entrada primero a Mou por Julio Rey, y después a Pacheco por Trapero, por lo que Javi Otero adelantó su posición en banda y Sylla pasó a ser el referente en ataque.  Con este segundo cambio y la reorganización, el Arosa mejoró y consiguió detener las llegadas del Compostela. Tan solo un remate de Ube, que entró por Josiño, fue la única ocasión visitante en los últimos veinte minutos.
El Arosa niveló el juego y volvió a mostrarse más letal que su rival. En el minuto  el 81, tras una circulación larga del Arosa, Mou llevó el balón a la izquierda a Chiqui, que habilitó a Sylla, que fue derribado por Piscu dentro del área. El propio Sylla hizo el 1-2, su sexto gol en liga. De ahí al final, el Arosa apenas sufrió.

Comentarios