Un golazo de Fran Matos da al Ribadumia su primer triunfo a costa del Barco

Una volea con la derecha de Fran Matos, tan bella como difícil, dio al Ribadumia ayer su primera victoria de la temporada a costa del Barco. El equipo ourensano, plagadod de fichajes foráneros de renombre, decepcionó en A Senra

Una volea con la derecha de Fran Matos, tan bella como difícil, dio al Ribadumia ayer su primera victoria de la temporada a costa del Barco. El equipo ourensano, plagadod de fichajes foráneros de renombre, decepcionó en A Senra, fue incapaz de superar con juego combinativo a los locales y tampoco al final, cuando cambió el plan y empujó más, puso en aprietos a un Ribadumia siempre incómodo cuando le toca defender cerca de su área. Ayer el equipo de Luis Carro tuvo muy presente lo sucedido hace una semana en Porriño, donde se le escapó la victoria en el tiempo de aumento, y mostró contundencia para dejar su portería a cero.
En la primera parte los dos equipos tuvieron llegadas al área, pero apenas gozaron de ocasiones de peligro. La apuesta de ambos fue manejar el balón con criterio, progresar con juego corto y tratar de profundizar por las bandas, obligando al oponente a juntar líneas y espacios en campo propio. El juego fue vistoso, con alternativas, pero en los últimos metros las defensas apenas cometieron errores y ganaron la partida a los delanteros.
La mejor ocasión del equipo de Luis Carro llegó en el minuto 21. Monchito puso un pase atrás que remató Fran Matos en potencia, el balón se fue a córner tras tocar en el cuerpo de un defensa. La mejor del Barco la tuvo David Álvarez, con un remate de vaselina desde fuera del área, el balón se fue rozando el larguero. La acción fue muy protestada por los locales, que pidieron fuera de juego en su inicio.
El Ribadumia empezó la segunda parte con una marcha más ante un Barco que salió más relajado y le costó caro. En el minuto 52 los locales recuperaron el balón en el centro del campo y armaron una transición rápida llevada por Fandiño en banda izquierda. Gabi rompió al espacio y recibió dentro del área, esperó los movimientos de sus compañeros y puso un balón en globo al segundo palo, donde llegó en carrera Fran Matos para enganchar una volea que se coló inapelable en la meta visitante. Un auténtico golazo que dejó tocado durante unos minutos al Barco.
El equipo ourensano se activó con los cambios, poniendo más músculo en la medular y tratando de empujar más, pero se encontró con un Ribadumia que aguantó en tareas defensivas y apenas hizo concesiones, salvo una pérdida de balón de Óscar que permitió a Ivi Vales plantarse en el borde del área en una posición buena de remate, el portero Ángel Expósito detuvo su disparo abajo. El Barco lo intentó hasta el minuto 95, pero evidenció falta de calidad en la finalización y los locales, con la lección aprendida, no dieron opción.