• Jueves, 18 de Octubre de 2018

ORDIZIA 24 -13 OS INGLESES

Os Ingleses RC se despide de la carrera por el ascenso en tierras vascas

No pudo ser. Os Ingleses se despidió de la carrera por el ascenso a División de Honor B al perder ayer en el campo de Altamira ante el Ordizia guipuzcoano por 24-13 en un partido de nuevo muy igualado en el que los visitantes gozaron de mucha posesión

Os Ingleses RC se despide de la carrera por el ascenso en tierras vascas

No pudo ser. Os Ingleses se despidió de la carrera por el ascenso a División de Honor B al perder ayer en el campo de Altamira ante el Ordizia guipuzcoano por 24-13 en un partido de nuevo muy igualado en el que los visitantes gozaron de mucha posesión pero se volvieron a empotrar contra el orden defensivo de un filial reforzado para la ocasión.
Destacó en este sentido el apertura Lander Mújika, que marcó la diferencia justo cuando los vilagarcianos habían conseguido ponerse por delante (12-13) al inicio de la segunda parte. Pero coincidió este momento con la expulsión temporal de Brea, con 14 jugadores sobre el campo Os Ingleses encajó un ensayo con transformación del propio Mújika que ya le puso el partido muy cuesta arriba.

Un nuevo ensayo del subcampeón de la liga vasca mediado el segundo tiempo supuso ya demasiada diferencia para la remontada del equipo de Ju Santorum, que analizaba lo sucedido en pleno viaje de regreso ayer por la tarde (10 horas de autobús). “Tuvimos mucha posesión pero ellos defendieron muy bien, nos costaba mucho ganar metros, el apertura mandaba seguido el balón a nuestro campo, no pudimos convertir en puntos tanta posesión”, se lamentaba el entrenador de Os Ingleses.
“El partido estuvo muy igualado hasta los últimos quince minutos, cuando recibimos el último ensayo y ya vimos que era muy difícil, ellos son un equipo muy ordenado, además no se pusieron nerviosos en ningún momento, evitaron las melés y llevaron el juego a tres cuartos, con su apertura dominando y con mucho aplomo buscando donde estábamos mal colocados”. A Os Ingleses le faltó acierto y “enlazar jugadas con las que romper su defensa para ponerlos en apuros”.

Pese a caer en la fase, los vilagarcianos cierran una temporada brillante. “Estas dos derrotas no empañan el trabajo de todo el año”, explica su técnico. “Los chavales se partieron el pecho y se dejaron el alma, de estas derrotas se aprende de cara al futuro”.
Finaliza la temporada, ya que no jugarán la Copa Xunta en formato seven, aunque seguirán trabajando, de forma relajada, de cara a los torneos de rugby playa. El próximo año coincidirán de nuevo con Ferrol, que fue apeado por Belenos.