domingo 29/11/20

Jéssica Bouzas debuta en las próximas horas en New York en el US Open, su primer Grand Slam

La tenista vilagarciana Jéssica Bouzas debuta en las próximas horas en el cuadro final del US Open Júnior en las pistas del Flushing Meadows en New York. La norteamericana Natasha Subhash será su primera rival.
Bouzas juega en el USTA Billie Jean King National Tennis Center
Bouzas juega en el USTA Billie Jean King National Tennis Center
La tenista vilagarciana Jéssica Bouzas debuta en las próximas horas en el cuadro final del US Open Júnior en las pistas del Flushing Meadows en New York. Tras preparar su debut en los últimos días en las pistas de un club cercano donde el viernes y ayer se disputó la previa, Bouzas entrará hoy por primera vez en las instalaciones del USTA Billie Jean King National Tennis Center para disfrutar de su primera experiencia en el US Open, el cuarto y último Grand Slam del año. 
Para la tenista de la Academia Tenis Ferrer será su debut en un gran torneo, después de ganarse su plaza con su increíble ascensión en el ranking mundial ITF Júnior durante este verano. En primera ronda (1/32 de final) la vilagarciana se medirá a la estadounidense Natasha Subhash, que recibió una de las Wild Card (invitaciones) que tiene reservada la organización. 
La norteamericana Emma Navarro y la francesa Dyane Parry, números 4 y 6 del ránking mundial de la ITF, parten como las principales cabezas de serie.
El torneo, al ser un Gran Slam, reparte la mayor puntuación de entre los que se disputan en el circuito de cara  a la clasificación del ranking mundial. Si Bouzas consigue pasar la primera ronda logrará asegurarse 45 puntos, que serían 100 si llega a octavos e final. Las cuartofinalistas se aseguran 200 puntos, las semifinalistas 370, las finalistas 600 y la ganadora 1.000 puntos. Bouzas, que el próximo año seguirá en el circuito júnior, ocupa en la actualidad el puesto 54 del ránking con un total de 701 puntos. Su reto en New York no solo pasa por templar los nervios y jugar a su nivel en un torneo de esta envergadura, también existe la dificultad añadida de medirse a las mejores jugadoras del mundo de su edad en una superficie, la pista dura, a la que no está acostumbrada, ya que desde que se fue a Valencia hace tres años entrena y juega casi siempre en tierra batida.

Comentarios